• Los problemas y viejos resentimientos mancharon de sangre el festejo del día del Padre.

Odilón Larios Nava.- En pleno día del padre un hombre fue testigo de la muerte de uno de sus hijos, ocurrido en la colonia Zaragoza, donde además otro familiar resultó lesionado. El autor del homicidio fue el hermano del hoy finado, quien logró huir del lugar.
La familia Sánchez Gil estaba festejando el día del padre, para ello el jefe de la casa estaba acompañado por dos de sus hijos Fabián Sánchez Gil, de 27 años de edad y Alberto Sánchez Gil, también los acompañaba el tío de éstos, Benjamín López López, de aproximadamente 60 años.
De acuerdo con los reportes que los demás familiares rindieron a las autoridades, Fabián y Alberto, tenían viejos problemas, por lo que ya en diversas ocasiones habían reñido, sin embargo este domingo, al calor de las copas, los problemas y resentimientos afloraron pese al festejo.
Fue así como se reprodujo la historia de Caín y Abel y entonces Alberto apuñaló a Fabián. Cuando su tío intentó detenerlo también lo hirió, para posteriormente huir, dejando sembrado el dolor y la pena en su familia.
Según las primeras investigaciones Alberto corrió escasos 15 metros e ingresó a la casa de un familiar, desde donde se cree que pudo saltar hacia la parte de atrás y escapó.
En cuestión de minutos los paramédicos arribaron hasta la calle 1 de Mayo entre el bulevar Cadete Vicente Suárez y la Segunda Privada de 5 de Mayo, donde atendieron a Benjamín López López y lo llevaron al Hospital General del Norte para su atención médica.
A Fabián, quien yacía tendido en medio de un lago hemático, los técnicos en urgencias médicas trataron de salvarlo pero pese a los empeños perdió la vida alrededor de las 17:30 horas.
Su cadáver entonces fue cubierto con una manta y el área donde se encontraba fue acordonada por la policía estatal.
Las diligencias del levantamiento del cadáver corrieron a cargo del Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios, quien junto con el equipo de peritos hicieron la recolección de indicios, sólo como parte de los protocolos, pues los testigos fueron los que señalaron directamente al probable responsable que ya es buscado por las autoridades ministeriales.
Se presume que el alcohol fue lo que orilló a que esta cruel escena se suscitara en pleno festejo del día del padre, ya que se encontraron algunas botellas de alcohol en el lugar.