Marco Fierro

De acuerdo  con datos del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia (CCSJ) del estado de Puebla, 3 de cada 10 objetos robados a transeúntes son celulares, producto que comúnmente se comercializa en las calles  8, 10 y 12 oriente-poniente, en pleno Centro Histórico

Por ello, la Secretaría de Gobernación Municipal mantendrá los operativos conjuntos con la policía estatal, la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPyTM) e incluso con el ejército mexicano para decomisar celulares de dudosa procedencia y poner a disposición del Ministerio Publico a las personas que sean detenidas, tal y como lo hizo el día de antier.

Sin embargo, a pesar de que por años se conoce que la venta de celulares de procedencia ilícita, se da principalmente en estas calles, esta práctica sigue dándose de manera cotidiana, pues no dejan de haber consumidores.

En este lugar se venden equipos de distintas marcas y modelos, algunos están envueltos en plástico de forma que parecieran nuevos, pero no cuenta con  caja, accesorios ni garantía o simplemente tiene la pantalla rayada o rota.

Aunque otras administraciones han realizado operativos especiales para impedir la venta de celulares en vía pública dentro del primer cuadro de la ciudad, esto no se ha podido erradicar.

Y es que la presencia de estos puestos con celulares robados, ha permitido que se sigan presentando robos en el centro histórico, donde los delincuentes buscan sustraer estos aparatos para venderlos descaradamente ahí mismo.

No obstante, el Coremun prohíbe la venta en vía pública de cualquier aparato o producto que sea de dudosa procedencia, de ahí que durante los recorridos se decomisan estos productos, pero al poco tiempo los ambulantes se vuelven a instalar, sin que hasta el momento se haya podido terminar con este problema.

Cabe destacar que el día de antier, un total de 232 celulares presuntamente robados que eran comercializados en puestos ambulantes fueron decomisados mediante un operativo realizado por elementos  de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM), de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, de la Fiscalía General del Estado (FGE) y del Ejército, quienes detuvieron a al menos siete personas, entre ellas dos mujeres.