Padre Nacho*

En los tiempos romanos, el dios de la guerra se llamaba Marte; el mes de marzo y el planeta rojo a él le deben su nombre. He aquí sólo algunos ejemplos poco conocidos que ayudan a entender nuestra bilateralidad con el país más poderoso del mundo, cuya frontera con México, en opinión de Carlos Fuentes, “más que una línea fronteriza es una cicatriz que todavía nos duele”.

– 1854, 31 de marzo: Japón y los Estados Unidos de Norteamérica firmaron el tratado de Kanagawa. Se garantizaba “una paz perfecta, permanente, universal y una sincera y cordial amistad” entre los dos países. Finalmente se lograba la apertura del “ostión japonés”, impenetrable hasta entonces ante la influencia externa o internacional que había permanecido desde el shogunato de Tokugawa Ieyasu ( 1603). El Comodoro Matthew Perry, logró convencer a los japoneses con la amenaza de los cañones de diez barcos anclados en la Bahía de Tokio. La intención era muy evidente al proponer la apertura comercial que ordenaba el décimo tercer presidente norteamericano Millard Fillmore: el comercio exterior con los industriales yanquis o en caso contrario la guerra desigual entre el Japón medieval de entonces contra el poderío naval y militar de los Estados Unidos. Por eso se entiende que el Congreso del “Tío Sam” haya recibido posteriormente al Comodoro Perry como héroe y le haya concedido una recompensa de veinte mil dólares de aquel tiempo.

– 1867, 30 de marzo: Estados Unidos le compró a Rusia todo el territorio de Alaska. El precio de la transacción fue de 7 millones 200 mil dólares. El personaje que logró eso fue el Secretario de Estado William Seward ( quien ayudó en ese mismo año a los juaristas para vencer a los imperialistas en mayo y junio en Querétaro). Fueron 615, 230 millas cuadradas ( 1,593,438 kilómetros cuadrados, es decir casi 400 mil menos que todo el territorio de México). Eso significó dos veces el tamaño del Estado de Texas y siete veces la superficie de Inglaterra. Los habitantes en Alaska eran solamente 600 mil…De haber invertido los 7.2 millones de dólares al 5%, desde 1867 a la fecha, la cantidad habría alcanzado ahora los 3.6 billones de dólares…Tan sólo el precio del petróleo en el subsuelo de Alaska se estima en 450 billones actualmente.

– Y regresando a las costas libias del Mediterráneo presente, recordemos que el Himno de los Marines dice así: “From the halls of Moctezuma to the shores of Tripoli…United States Marines…” Es decir, “Desde los palacios de Moctezuma ( epopeya de los Niños Héroes de Chapultepec, aquel 13 de septiembre de 1847) hasta las playas y costas de Trípoli ( Libia de 1812, ¡hace más de dos siglos!)…somos “marines” de los Estados Unidos de Norteamérica…” ¿Con México también, incluyendo al NAFTA en su re-negociación?

*José Ignacio González Molina, ejerce su ministerio en Infonavit San Jorge; como historiador egresado de la Universidad Iberoamericana ( Cd. de México), la docencia en la Escuela Libre de Derecho. Difunde los martes de 6 a 7 de la tarde el programa de Historia de México, “Suave Patria”, en Radio Puebla ( antes SICOM, 105.9 F.M.), enlazada con todas las estaciones hermanas del Estado de Puebla: Acatlán, Libres, Huauchinango, Teziutlán, Tehuacán, Izúcar y Zacatlán. T.V., radio y podcast en www.puebla.mx y Facebook