Por Jesús Lemus/Puebla

El Tribunal Superior de Justicia en el Estado tendrá  facultades constitucionales para tomar protesta de Ley a la gobernadora electa, Martha Erika Alonso Hidalgo, solo en caso que el poder Legislativo no garantice condiciones para llevar a cabo el  acto protocolario el 14 de diciembre entrante.

Los diputados locales de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Poder Legislativo, propusieron reformar el artículo 75 de la Constitución Política de Puebla, que actualmente dice: “el gobernador durará en su encargo seis años y tomará posesión en ceremonia que se celebrará el día catorce de diciembre del año de la elección”.

Pero en la exposición de motivos, los diputados locales explican en el mismo artículo, que “en un escenario donde el gobernador entrante”, no pueda rendir  protesta en el Congreso del Estado, sea ante el presidente del TSJ que en este caso es Héctor Sánchez Sánchez.

La esta reforma  contempla avalarse este martes 31 de  julio cuando termina el segundo periodo de actividades legislativas del Congreso del Estado de Puebla.

Cabe señalar que en los últimos días, la coalición Juntos Haremos Historia, integrada por Morena, PT y Encuentro Social, han señalado que el 1 de julio existió un fraude electoral que evitó ganar la gubernatura de Puebla.

Ello provocó una impugnación ante tribunales para tratar de anular el triunfo de Alonso Hidalgo al frente de la gubernatura de Puebla.

Sin embargo, esta reforma constitucional demuestra que a la bancada actual del PAN y aliados en el Congreso, les preocupa que Morena, PT y Encuentro Social orquesten algún tipo de bloqueo para su toma de protesta en caso de ratificarse su triunfo en los tribunales y por eso buscan blindarla con esta reforma constitucional.