CEO de Facebook Marck Zuckerberg respondió desde Georgetown varias preguntas referidas a la entrada de su página en China, donde se declaró que desde 2015 había estado intentando entrar en relaciones con los dirigentes de china y tener ese mercado gigantesco oriental.
Pero sus esfuerzos no dieron frutos, ya que el país tradicionalista decidió no permitir “este tipo de blogs” en su población de forma abierta.
Zuckerberg también mantuvo varias preguntas sobre la forma en que vía Facebook se mantenía la información que generalmente es de malas fuentes y poca veracidad, dando a la libre expresión una gran diversidad y apuntes políticos, con todas sus consecuencias a lo que respondió cautamente que es la libertad de opinión.