Por Ana Ruiz/ Puebla

La presencia de sexo servidoras en las principales calles del Centro Histórico sí afecta la imagen de los establecimientos ahí ubicados; reconoció el presidente de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño (Canacope) en Puebla, Octavio Corvera Álvarez.

En este sentido, se pronunció porque el gobierno de Antonio Gali Fayad apueste por la creación de una zona de “tolerancia” en el primer cuadro, pues de lo contrario no sólo la imagen de los negocios sino también la del Centro Histórico, que propiamente es turística, seguirá siendo dañada.

En rueda de prensa, para dar su postura sobre los primeros cien días de gobierno municipal de Antonio Gali, el empresario poblano consideró que este tema, así como el de seguridad tienen que ser prioritarios, pues de lo contrario los negocios seguirán en riesgo.

Sobre el caso de las sexo servidoras, que el pasado lunes se manifestaron en contra del cierre de algunos hoteles del primero cuadro de la ciudad, Corvera Álvarez propuso que, de no crearse una zona de tolerancia, estas se ubiquen a las afueras de la ciudad.

En seguridad, apostó porque se intensifiquen las estrategias que impulsa el gobierno capitalino, ya que en el caso de los robos se han afectado hasta al 15 por ciento de socios ubicados en el Centro Histórico.

“En el primer cuadro de la ciudad, los robos son más continuos y cotidianos. Si bien hay falta de prevención por parte de los comerciantes, también hay que reconocer que la posibilidad de los pequeños comercios para invertir en la materia es poca”, reconoció.