Dulce Gómez

Con una marcha y con la instalación de puestos frente al Palacio Municipal, comerciantes informales exigieron al Ayuntamiento de Puebla les devuelva sus áreas de trabajo en las calles.
Fue la mañana de ayer cuando alrededor de 500 ambulantes marcharon de “El Gallito” hacía el zócalo capitalino, sin importar el congestionamiento vehicular y la molestia de peatones que por ahí transitaban.
Al llegar, frente al Palacio Municipal –Avenida Juan de Palafox y Mendoza- los vendedores instalaron sus puestos para comercializar sus productos – en su mayoría piratería- y usaron a los niños y niñas para solicitar al alcalde capitalino, Luis Banck Serrato, los deje colocarse en calles como la 8, 10 Poniente y 5 de Mayo.
Los comerciantes amagaron con realizar marchas diarias en caso de que la Comuna lo les autorice instalarse en las calles.
En tanto, Francisco Machorro, comerciante e integrante de Antorcha Campesina, recordó que el acuerdo con la Comuna era retirarse de las calles durante la pasada edición de “El Buen Fin” –del 18 al 21 de noviembre-, sin embargo, el pasado 22 del mismo mes, al llegar se percataron de la existencia de un operativo policial que impidió su estadía.
De ahí, expuso que como ambulantes no pararán hasta que el Gobierno Municipal les regrese sus espacios en la vía pública y advirtió que no aceptarán moverse a mercado ni mucho menos a las calles 14, 16, 18 y 20 Poniente.
Asimismo, dijo que no le tema al encarcelamiento como ya ha sucedido con otros comerciantes, entre ellos el líder la organización “Fuerza 2000”, Federico López, quien se encuentra en el CERESO por el delito de intento de homicidio.
Para lo anterior, la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) desplegó nuevamente un fuerte operativo en el primer cuadro de la ciudad.
Los efectivos se apersonaron alrededor de la Plaza de Armas, estuvieron apoyados por la Policía Estatal y la Gendarmería.