El crecimiento económico promedio del estado en los últimos cinco trimestres, es decir, durante la gestión del gobernador Tony Gali, ha sido equivalente a tres veces la media nacional, ya que la entidad ha crecido en promedio 6.2 por ciento, en contraste con el 2 por ciento del país.

De acuerdo a los resultados del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante el primer trimestre de este año la entidad registró un crecimiento en su economía de 2.9 por ciento, valor por encima del promedio nacional que fue de 2.4, lo que representa 21 por ciento más.

Este desempeño reflejó un comportamiento destacado en varios sectores y subsectores, ya que tanto en el primario, como en el secundario y terciario, Puebla se logra colocar en los primeros 10 lugares.

En el sector que abarca actividades enfocadas en la obtención de materias primas a partir de recursos naturales, como la agricultura, el estado de Puebla registró un crecimiento de 6.7 por ciento, ubicando a la entidad como la séptima en el país.

En cuanto al sector secundario, la actividad económica que más sobresalió fue el subsector energético, ubicándose como el sexto mejor a nivel nacional. Por su parte, el terciario tuvo un crecimiento de 2.2 por ciento, donde el comercio creció 5.7 y se ubicó como el noveno mejor en el ranking nacional.

Estos resultados reflejan que la economía poblana se mantiene con un crecimiento positivo en la administración del gobernador Tony Gali, así como la generación de nuevos empleos, donde cabe destacar que de acuerdo con el INEGI, a junio de 2018, Puebla tuvo un promedio en la tasa de desocupación de 2.3 por ciento en el primer semestre del año, valor que coloca a la entidad por debajo de la media nacional, que fue de 3.3 por ciento.