+ Llama al Congreso a tomar una definición respecto a la iniciativa de Mando Único

• Hay que reconocer que el diseño institucional vigente de descentralización en las labores de seguridad ha sido rebasado por los desafíos del siglo XXI, dijo.

Al clausurar la 42ª Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, hizo un llamado al Congreso de la Unión para que tome una definición respecto a la iniciativa de Mando Único policial que tiene como objetivo fortalecer a las instituciones de seguridad en los estados y combatir de manera eficiente a la delincuencia.

El Titular del Ejecutivo Federal señaló que su propuesta enviada al legislativo en diciembre de 2014 tiene el objetivo de transformar mil 800 cuerpos policiacos que hoy tenemos, en 32 policías estatales únicas, profesionales, más confiables y capaces para hacer frente a la delincuencia, refirió.

Asimismo, puntualizó que “en cambio, la propuesta de mando mixto que se discute en el Congreso podría, desde la perspectiva del Gobierno de la República, generar incertidumbre, falta de claridad y procesos administrativos que distraerían de las tareas de seguridad”.

Independientemente del modelo que se escoja, precisó, “es urgente alcanzar una definición en esta materia y actuar en consecuencia”.

Por ello, hizo un respetuoso llamado al Congreso de la Unión “para analizar y determinar si las herramientas que tenemos como Estado mexicano son o no suficientes y adecuadas para asegurar la tranquilidad y el imperio de la ley en todo el territorio nacional”.

Resaltó que “para el Gobierno de la República, la política de seguridad ha sido una política de la mayor prioridad. Así lo ha sido porque los retos que enfrentamos en materia de seguridad requieren una respuesta firme y decidida”.

El Primer Mandatario expresó que, “sin embargo, hay que reconocer que el diseño institucional vigente de descentralización en las labores de seguridad ha sido rebasado por los desafíos del siglo XXI. Mientras que las organizaciones criminales han adoptado avances tecnológicos y se han vuelto sumamente complejas, muchas instituciones locales de seguridad no han evolucionado”.

Destacó que las entidades federativas, en muchos casos, “no cuentan con cuerpos policiacos suficientemente sólidos y confiables, y en el caso de los municipios, muchos ni siquiera han desarrollado sus propias corporaciones”.

Mencionó que “la solución de fondo requiere que los gobiernos locales cumplan cabalmente con la responsabilidad de fortalecer sus instituciones de seguridad y de procuración de justicia. En esta tarea han contado y seguirán teniendo el amplio respaldo del Gobierno de la República”.

El Presidente Peña Nieto señaló que “garantizar las condiciones de seguridad no sólo está en la responsabilidad y el ámbito del Ejecutivo en los diferentes órdenes de Gobierno, sino también en la activa y comprometida participación que deban de tener los legisladores y los jueces en los distintos ámbitos de actuación”.

“El avance de la seguridad pública debe estar acompañado, necesariamente, de un sistema de procuración e impartición de justicia de calidad, ágil y eficiente. De ahí la importancia del Nuevo Modelo de Justicia Penal, que representa una de las mayores transformaciones en nuestra vida jurídica en los últimos 100 años”.

Destacó que “más que en el diseño del marco jurídico, en este momento nuestro esfuerzo debe estar centrado en garantizar la profesionalización y especialización de los responsables de su operación. Con una actitud proactiva, podremos lograr en el menor tiempo posible que el Sistema de Justicia Penal sea un pilar del Estado de Derecho que demandan las familias mexicanas”.