Por Jesús Lemus/Puebla

Nueva Izquierda madrugó a la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN) y Frente de Izquierda Progresista (FIP) del PRD, al elegir Arturo Loyola como candidato del partido a la gubernatura de Puebla en junio próximo.
Esta designación se realizó en un supuesto Consejo Estatal donde no estuvieron presentes las corrientes ADN y FIP encabezadas por Roxana Luna Porquillo y Eric Cotoñeto Carmona, respectivamente.
Pese a que la designación fue en lo oscurito, todavía falta lo que decida en próximos días el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD, al ratificar o no Arturo Loyola como candidato al gobierno del estado de Puebla.
Aunque también cabe señalar que el CEN está atado de manos a raíz de la impugnación que presentó Nueva Izquierda en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), donde piden que sea en los perredistas poblanos y no los consejeros nacionales los que se encarguen de la designación de su abanderado a este cargo de elección.
Se espera que estos días los magistrados del TEPJF sesionen y desahoguen la impugnación presentada por Nueva Izquierda, toda vez que el 20 de marzo de las fecha fatal para registrar candidatos en el Organismo Público Local Electoral (OPLE).
Es importante precisar que el propio líder nacional del PRD, Agustín Basave Benitez, ha dicho que serán los consejeros en México quienes concreten la designación del candidato del partido a la mini gubernatura, pero esto fue antes de la impugnación presentada por Nueva Izquierda.