Sin acarreados ni regaladera de sombrillas, acompañada de su equipo de campaña y con mucho entusiasmo llegó la candidata independiente Ana Tere Aranda Orozco al desfile de conmemoración del 5 de mayo. “Aquí estamos para recordar esta gran fecha, pero también vinimos para decirle a todos los ciudadanos que libraremos la gran batalla para Puebla el próximo 5 de junio y ahí todos tenemos que salir a luchar por nuestro estado para que se convierta en independiente del yugo de los partidos”.
Con mucho respeto a este día tan importante para todos los poblanos, buscó un acercamiento con jóvenes, niños y adultos y les recordó que es la única aspirante a la gubernatura de Puebla que no tiene las ataduras de los partidos y que el suyo será un gobierno ciudadano con apuestas reales para la gente.
A quienes se les acercaba Aranda Orozco les recordó que su lucha es contra el cáncer de la corrupción “porque todos los poblanos están cansados de discursos políticos sin contenido, de las promesas imposibles de cumplir y de la demagogia del pasado”.
Con respecto a la campaña negra que han emprendido los otros postulados de la contienda, aseguró que se está saliendo de control. “Sabemos que los dos partidos grandes son los que están en esta disputa gigantesca, pero nosotros confiamos en los ciudadanos y por eso les hacemos un llamado para que voten independiente, los partidos grandes están disputándose el poder porque saben que detrás de él está el botín. No hay un ánimo de servir, no hay un compromiso con la misión del gobernante”.
La candidata independiente le explicó a los medios de comunicación que no teme por su seguridad. “Para que le pase algo a Ana Tere se necesitan dos voluntades y yo sé que a mí siempre me están cuidando por eso no necesito guaruras”, insistió.