LA 84 edición de los premios Oscar del domingo en Los Ángeles congregó a 39,3 millones de espectadores en EE.UU., el 4% más que en 2011, aunque la subida fue insuficiente para superar el éxito de los pasados Grammy, según la consultora Nielsen.
Aún así, las dos últimas ediciones de los Oscar congregaron un porcentaje muy similar de público de edades entre 18 y 49 años. En 2011, cuando ganó “El discurso del rey”, el acontecimiento atrajo a 37,9 millones de espectadores en EE.UU., frente a los 41,7 millones de 2010, la cifra más alta de los últimos años, cuando competía la taquillera “Avatar” con la modesta “En tierra hostil”, que finalmente se impuso.
En 2009 (ganó “Slumdog Millionaire”) se registraron 36,3 millones de televidentes, 32 en 2008 (“No es país para viejos”), el peor resultado de la historia de los Oscar, y 40,2 en 2007 (“Infiltrados”). Los mejores índices de audiencia de los Oscar se dieron en 1998 cuando “Titanic” arrasó en la ceremonia, 55,2 millones de espectadores.
Superado por los Grammy
Los premios de la Academia de Hollywood son los galardones que tradicionalmente convocan a un mayor número de personas en EE.UU. frente a los televisores, una costumbre que se ha roto este año, en el que los “adultos” Oscar sucumbieron ante los “juveniles” Grammy. La 54 edición de esos populares premios de la música norteamericana, mucho más informal, transgresora y menos glamurosa que los Oscar fueron seguidos por 39,9 millones de espectadores, principalmente jóvenes.
La anterior ocasión en la que los Grammy vencieron en la batalla de audiencia a los Oscar fue en 1984, cuando Michael Jackson se coronaba como el “rey del pop” con su exitoso “Thriller”. En esa ocasión, los Grammy obtuvieron una audiencia de 43,8 millones frente a los 42,1 millones de los Oscar, en un año en el que se impuso “La fuerza del cariño” con cinco estatuillas, entre ellas la de mejor película.