Pese a la desconfianza de los jóvenes y al desencanto de la sociedad por la política y por la participación electoral, es necesario fortalecer las instituciones democráticas y de participación ciudadana, expuso el consejero electoral Fidencio Aguilar Víquez. “Hacerlo es estar conscientes de que, aunque no se vean, los cimientos de la participación ciudadana sostienen el edificio de una sociedad democrática”, afirmó.
El Instituto Electoral del Estado, una de cuyas tareas es promover la cultura política y el desarrollo de la vida democrática; y la Universidad Realística de México, encabezada por su Rector, el Mtro. Ignacio Solano Rodríguez, organizaron la conferencia “Cultura política y cultura de la legalidad”, que impartió el consejero Aguilar Víquez, con la pretensión de establecer un diálogo entre los universitarios y las autoridades electorales a fin de conocer los modos de participación cívica y política.
El doctor Aguilar Víquez, luego de exponer que existen responsabilidades en los espacios de la familia, de la escuela y del trabajo, señaló que es importante informarse y verificar los datos que ofrecen tanto los candidatos a los cargos de elección popular como quienes, ya electos, ejercen algún cargo de este tipo, ya que tanto las leyes como las políticas públicas inciden en la vida de las personas y de esos espacios mencionados.
El Rector, por su parte, ante estudiantes de las carreras de Cirujano Dentista, Medicina Veterinaria y Zootecnia; y Diseño de Modas, agradeciendo su asistencia, dijo que el espacio universitario siempre será el lugar natural para el diálogo, la discusión y la reflexión formativos de las nuevas generaciones. Los alumnos, por su parte, se mostraron inquietos por la desconfianza ciudadana, la poca credibilidad de los partidos políticos y la creciente inseguridad.
Ante tales desafíos, concluyó el consejero Fidencio Aguilar, es necesaria, imprescindible y urgente la participación ciudadana en los diversos ámbitos de los asuntos públicos, en especial la de los jóvenes universitarios que son quienes, con su formación crítica, pueden darle un rumbo mejor a nuestra vida democrática con sus propuestas, sus ideas y su búsqueda de soluciones.