Al encabezar en la población de la sierra tarahumara denominada Guauchochi, en el estado de Chihuahua un evento de la Cruzada Nacional contra el Hambre, el Presidente Peña Nieto explicó que “en 2014 nos hemos propuesto pasar de tres millones de mexicanos que hoy tienen alimentación, a más de 5.5 millones de personas beneficiadas, con lo cual nos estaremos acercando a la meta para atender a esos siete millones de mexicanos que al inicio del programa padecían hambre y vivían en condiciones de pobreza extrema”.
Señaló que a año y medio de haber iniciado la Cruzada Nacional contra el Hambre se tienen avances significativos que permiten asegurar que de los siete millones que se encontraban en condición de pobreza alimentaria y de hambre, “hoy más de tres millones de mexicanos tienen ya garantizado un abasto alimentario”.
Recordó que hace dos años, en abril de 2012, precisamente en este municipio hizo el compromiso con toda la nación de que desde la Presidencia de la República trabajaría para combatir la pobreza que aqueja a 53 millones de mexicanos, “pero de manera muy focalizada, una de las tareas que en ese objetivo teníamos claro era atender a más de siete millones de mexicanos que enfrentan condición de pobreza extrema, y sobre todo padecen hambre, que no tienen garantizado el abasto alimentario todos los días, y que enfrentan desnutrición”.
El Titular del Ejecutivo Federal subrayó que como parte de la política social del Gobierno de la República “más de 400 mil familias han sido incorporadas al Programa Oportunidades, aquel que decían que se habría de cancelar o que habría de disminuir su padrón. Por el contrario, se ha incrementado, precisamente para apoyar a quienes más lo necesitan”.
Añadió que también se han entregado 294 mil Tarjetas Sin Hambre, que les permiten a las familias adquirir 14 productos básicos que aseguran su alimentación; se han instalado más de tres mil Comedores Comunitarios en todo el territorio nacional, que garantizan alimentos, especialmente a niños, mujeres embarazadas y adultos mayores, y aseguran una mejor convivencia en las comunidades que experimentan rezago social.
Apuntó que se han abierto ya 754 nuevas tiendas de DICONSA, que con sus unidades móviles, atiende adicionalmente a 4 mil 100 localidades apartadas de los centros urbanos en todo el país; casi un millón de mexicanos más acceden a leche fortificada LICONSA; se ha incrementado el padrón de adultos mayores del Programa 65 y Más; hoy son ya 920 mil personas que reciben una pensión en los municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre; y se han incorporado 640 mil mujeres al Seguro para Jefas de Familia.
Afirmó que los programas sociales que impulsa el Gobierno de la República tienen un nuevo elemento en sus reglas de operación para darles este perfil de ser programas sociales de nueva generación que no sólo lleven ayuda, sino que brinda elementos de apoyo y de respaldo a la población beneficiada para incorporarse a la actividad productiva”. Ese es el sentido de la política social que hoy el Gobierno de la República ha puesto en marcha.
El Presidente Peña Nieto expresó que “el principio de la política, la ética de la política, es dedicarse en ese empeño transformador a atender y procurar a quienes menos tienen, a quienes más lo necesitan, por quienes requieren y demandan la mano del Gobierno y del Estado mexicano para salir adelante”.