La temporada de lluvias continuará en lo que resta del año y para los próximos meses se advierten precipitaciones que ponen en riesgos a los habitantes de municipios de la parte alta de Puebla, alertó el director general de la Comisión Nacional del Agua, Roberto Ramírez de la Parra.
En gira de trabajo por el municipio de Tlaola, acompañado del gobernador Rafael Moreno Valle, el funcionario federal dijo que la actividad agrícola en la montaña ha desprotegidos las zonas bajas que ante una gran cantidad de agua origina desprendimientos de tierra y tragedias como la ocurrida el pasado 8 de agosto en municipios de Puebla.
Descartó que haya faltado una acción inmediata por parte de la Dirección de Protección Civil estatal para evitar lo ocurrido en comunidades de Huauchinango, Tlaola o Xicotepec de Juárez y en 26 municipios más.
“Es difícil saber con precisión que un fenómeno natural como Earl va a impactar en determinada comunidad; sin embargo los habitantes de esos sitios de la montaña saben que viven en zonas de riesgo y deben atender los llamados que lanzan tanto las autoridades federales como las estatales e incluso las municipales”.
Afirmó que Conagua tiene un Atlas de Riesgo en toda la república mexicana y se publica cada año, pero es imposible evacuar a miles de familias en solo 24 horas cuando se presentan lluvias puntuales como las ocurridas en Puebla.
Alertó que para los siguientes meses se presentarán fuertes precipitaciones pluviales por lo que urgió adoptar medidas de prevención y sobre todo la reubicación de familias asentadas sobre cerros que se encuentran reblandecidos por la gran cantidad de agua registrada en las recientes semanas.