Por Patricia Moreno Sánchez

La temporada de lluvias contribuyó para terminar con la los incendios forestales en territorio poblano, informó Humberto Aguilar Viveros, delegado de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) quien explicó que el corte de la temporada de incendios registrados fue 336 siniestros afectando a 3 mil 600 hectáreas de zonas boscosas, lo cual fue mínimo comparada con a daños en años anteriores.

Aguilar Viveros detalló que se afectaron 2 hectáreas de arbolado adulto y 46 hectáreas de arbolado de renuevo que corresponde a herbáceos y cobertura vegetal denominados rastrojos.

El delegado reconoció que durante esta temporada de incendios forestales que en teoría debería terminar hasta principios de julio, con las fuertes precipitaciones se dio por cerrada la temporada de siniestros forestales, sin embargo, aseveró que también contribuyó el Plan Estatal contra Incendios que propuso la delegación de CONAFOR desde diciembre del 2013 y se ratificó en enero pasado con el gobierno del estado, con los gobiernos municipales y las instituciones.

Con ello aseguró se dio respuesta inmediata con el apoyo del equipo tecnológico del Centro Estatal de Prevención Incendios.

“Consideramos que con las lluvias termina la temporada de incendios forestales, tradicionalmente termina a finales de junio o principios de julio, afortunadamente ha llovido desde el mes de mayo, junio lo que permitió acabar con los incendios, salvo que posteriormente se registre otro siniestro”.

Dijo que las fuertes lluvias son benéficas, empero, esto permite una gran cantidad de hierba nazca en los bosques y va a generar crecimiento de material orgánico que para el siguiente año, al secarse se convierte en material vulnerable al incendio, por ello desde ahora se trabajará en las estrategias para combatir esta problemática que se presenta año con año.