Ante los casos de pederastia que se han registrado en la iglesia católica, el presidente del pontificio Consejo de Cultura de la Santa Sede, Gianfranco Ravasi, hizo un llamado a la sociedad en general a tener la guardia alta ante este tipo de situaciones, lo anterior después de haber recibido el grado doctor honoris causa en humanidades por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).
Asimismo el cardenal italiano expresó que desde el pontificado Benedicto XVI y hasta la actualidad se ha estado combatiendo esta problemática con mucho rigor y esta acción la sigue implementando el actual líder de la iglesia, es decir, el PapaFrancisco.
El presidente del pontificio Consejo de Cultura aceptó que la pederastia es una problemática bastante grave la cual provoca situaciones muy complicadas que son resultado de las acciones de los religiosos.
Gianfranco Ravasi afirmó que el abuso de los sacerdotes hacía los menores es una problemática que se continuará combatiendo, aunque este no es sólo se dan con los sacerdotes sino en otros sectores.
La pederastia también puede registrarse en la sociedad en general y por lo tanto es primordial esta alertas sobre esta situación, manifestó el cardenal italiano.
Ante este panorama el presidente del pontificio Consejo de Cultura del Vaticano que este es un conflicto de la misericordia y de la justicia social, por lo que se debe de decir si a la cultura, si a la espiritualidad, a la atención de la religión un gran empeño por el servicio del hombre.
De igual forma el cardenal italiano aseguró que el Papa Francisco sabe de la importancia de atender la pederastia en las diferentes partes del mundo como Latinoamérica, Europa y el occidente.
Cabe mencionar que la UPAEP otorgó el grado doctor honoris causa a Gianfranco Ravasi por su tesis “Repensar la universidad desde la perspectiva del diálogo, fe y cultura.
Durante este evento el cardenal fue acompañado por autoridades religiosas como el nuncio apostólico, Christophe Pierre, el secretario la Conferencia del Episcopado Mexicano, Eugenio Lira Rugarcía y el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa.