* Reconoce que se han tenido avances pero aun falta por hacer en esta materia.

El Presidente Enrique Peña Nieto resaltó el compromiso del Gobierno de la República para que, junto con las autoridades de los distintos órdenes de Gobierno y con la sociedad civil, se establezca una agenda en común para definir una política pública de Estado en materia de seguridad pública.

“Definamos una agenda que nos permita afinar con mayor precisión, la política que en materia de seguridad pública debe seguir el Estado mexicano”, subrayó al inaugurar el 5º Foro Nacional Sumemos Causas, Por la Seguridad: Ciudadanos + Policías.

Recalcó la necesidad de definir, entre todos, “la agenda de hacia dónde debemos caminar, a partir de la experiencia que tenemos de los años que hemos transitado para atender este tema”.

“Velemos porque tengamos hacia adelante claridad en el rumbo, definición de una política de Estado que sea, incluso, de orden transexenal, y la participación que sociedad y Gobierno deberemos tener para acometer este gran reto”, añadió.

El Primer Mandatario también destacó la necesidad de reconocer los avances que se han alcanzado en la materia, aunque, señaló, aún son insuficientes. “Sí ha habido cambios cualitativos y cuantitativos en términos de lo que hemos logrado como sociedad, si bien es cierto que no estamos aún satisfechos”, agregó.

Reconoció que más allá de los números duros y las encuestas, las cifras muestran que el tema de la seguridad está latente en la percepción “y sigue mostrándose como uno de los de mayor inquietud para la sociedad mexicana”.

Indicó que cuando inició su Administración, en 2012, “era evidente que en los seis años anteriores el clima de violencia y de inseguridad había aumentado los indicadores de forma muy drástica”.

Como ejemplo, mencionó que “el secuestro se había incrementado en 90 por ciento; el homicidio doloso también casi se había duplicado, de 2006 a 2012 había crecido 85 por ciento; y la extorsión había crecido 130 por ciento”.

Refirió que “el indicador más reconocido en todos los países para poder afirmar si un país es o no seguro, si una entidad es o no segura”, es el de homicidios dolosos cometidos por cada 100 mil habitantes. “Y ahí, en 2012 cuando asumimos la responsabilidad en el Gobierno Federal, el indicador estaba casi en 23 por cada 100 mil. Hoy, ya desde el 2015, seguramente en 2016 se mantiene en el orden de 17 por cada 100 mil habitantes”, aseguró.

El Presidente Peña Nieto explicó que este es un indicador promedio de la realidad nacional, y que hay entidades en las que el mismo indicador incluso está por debajo de 5 por cada 100 mil habitantes, así como hay otras en las que “está muy por encima del promedio”. Esto quiere decir que “en nuestro país vivimos diferentes realidades, y en las distintas entidades federativas del país este indicador nos da señales de que en algunas hay una condición mucho más crítica en términos de inseguridad que en otras entidades federativas”, precisó.

Añadió que 2015 fue un año “en el que sí hubo una disminución en prácticamente todos los delitos cometidos, del fuero común, es decir lo que corresponde a la autoridad local perseguir, y en el orden federal”. Puntualizó que “el indicador de delitos cometidos, cualquiera que fuera su tipo, denunciados ante la autoridad en los ámbitos federal y local, mostraron una disminución de casi 20 por ciento”.