El compromiso del Gobierno de la República es impulsar y practicar la “cero tolerancia” contra el hostigamiento y el acoso laboral, aseguró el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Ni silencio ni impunidad ante la violencia laboral. “Como lo he dicho antes y no me cansaré de repetirlo, la lucha por la igualdad y la no violencia de género, es una lucha que debe convocar al Estado Mexicano en su conjunto”, destacó.

Al presentar el Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción del Hostigamiento y Acoso Sexual en la Administración Pública Federal, el Secretario de Gobernación dijo que este tiene como propósito garantizar a toda persona una vida libre de violencia en el servicio público.

Es una herramienta para enfrentar actos que atenten contra la integridad física o psicológica de las personas que laboran en la Administración Pública Federal, apuntó el encargado de la política interior del país.

Herramienta, precisó el Secretario Osorio Chong, que establece un marco de referencia para identificar conductas y prácticas de hostigamiento, que pueden haberse normalizado, pero que tienen que desaparecer del ámbito laboral.

En el Salón Revolución de esta dependencia, aclaró que también servirá para orientar y acompañar a las víctimas mediante procedimientos de atención y sanción, así como asegurar el respeto a la dignidad y a la integridad personal.

El titular de esta dependencia solicitó el apoyo de los hombres y los exhortó a convertirse en defensores de los derechos de las mujeres. La igualdad de género se construye también desde el lugar donde se trabaja, se debe hacer de él un espacio de igualdad y respeto entre compañeras y compañeros, resaltó.

Por su parte el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, subrayó que la emisión del Protocolo debe acompañarse de campañas de carácter preventivo para sensibilizar y crear conciencia sobre la necesidad de que el respeto mutuo sea uno de los ejes que sustentan la convivencia cotidiana y permiten lograr metas e intereses compartidos.

Requerimos, agregó, que exista un verdadero y real respeto hacia las personas y generar conciencia sobre la dignidad que nos es común, así como sobre la necesidad de defenderla y preservarla.