El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que “la libertad de expresión y de prensa es el instrumento más poderoso contra el autoritarismo, la intolerancia y la mentira; es la mejor garantía para avanzar hacia una auténtica sociedad de derechos y libertades”, esto al inaugurar la 72ª Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, donde también subrayó que el Gobierno de la República “es absolutamente respetuoso de la libertad de expresión, de lo que piensan, opinan, publican o transmiten los periodistas”.

Apuntó que la libre manifestación de las ideas “es un derecho irrenunciable de la ciudadanía y una conquista indeclinable de la democracia, cuya defensa nos compromete a todos”.

El Titular del Ejecutivo Federal enfatizó que en la era de la información y del conocimiento, “los gobiernos tenemos que actuar auténticamente en una caja de cristal, al lado de la sociedad y bajo el escrutinio de los medios de comunicación, y así lo entendemos en México”.

Esta apertura, expresó, “se refleja en la amplitud, vitalidad y diversidad del periodismo en este país”. Manifestó estar convencido de que “los retos de la democracia sólo se pueden superar con más democracia, más apertura, más transparencia, mayor rendición de cuentas; más poder a la gente en la solución de los asuntos públicos”.

Sin duda, manifestó, “muchos de los retos y preocupaciones que los gobiernos enfrentamos hoy, son compartidos por los medios impresos y digitales”.

El Titular del Ejecutivo Federal refrendó que “es obligación de un Estado democrático otorgar garantías a los periodistas para el ejercicio de su profesión, especialmente ante la amenaza a la libertad de prensa que representa el crimen organizado”.

“La intimidación y los ataques contra periodistas no sólo afectan su integridad y el ejercicio de sus libertades individuales, sino que nos dañan como sociedad”, abundó.

Refirió que “uno de los efectos de la crisis de violencia que se registró en México a finales del sexenio anterior, fue el incremento en el número de agresiones hacia los profesionales de la comunicación”. Ante ello, añadió, “en 2010 se creó la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, y en 2012, el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas”.

Agregó que durante esta Administración “hemos fortalecido las capacidades institucionales de ambos organismos, para responder a este desafío”. Resaltó que en el marco de este compromiso “realizamos mejoras operativas y técnicas al Mecanismo de Protección, con la asesoría de la organización internacional Freedom House”.

Destacó que gracias a ese esfuerzo “actualmente el Mecanismo protege a 452 personas; de ellas, 285 son defensoras de derechos humanos y 167 son periodistas”. Reconoció la necesidad de consolidar los instrumentos para la protección de expresión y prensa. “Tenemos la determinación de ajustar donde haya que hacerlo, y de cambiar lo que sea necesario, para que cumplan sus funciones eficazmente”. En este sentido señaló que es necesario que los gobierno estatales asuman la responsabilidad que les corresponde.

“Soy consciente de que, pese a los avances en los últimos años, aún hay crímenes contra periodistas que debemos resolver”, manifestó. “Confío en que el fortalecimiento del Mecanismo de Protección y de la Fiscalía, junto con los recientes cambios estructurales en materia de transparencia gubernamental, combate a la corrupción y justicia penal, nos colocan en el camino correcto para abatir la impunidad”, añadió.

Finalmente en el evento, el Presidente de la República firmó la Declaración de Chapultepec, documento rector de la SIP, que ya ha sido suscrito por más de 60 Jefes de Estado del Continente.