*Una de sus mejores experiencias haber formado parte de los Tigres Blancos

Hace casi un lustro Lewis Cancio superó con éxito el try out efectuado en el Gimnasio Enrique Taylor y con ello se ganó un lugar en el equipo de basquetbol de la Universidad Madero.
En aquella época el equipo maderista contendía por la permanencia en el máximo circuito y buscaba talento en distintas partes del país y fue así como llegó hasta Lewis Cancio que, sin saberlo iniciaría una trayectoria que lo llevaría a competir al más alto nivel del ámbito universitario y por supuesto a estudiar una licenciatura.
Ahora, cinco años después, la quinteta de UMAD es protagonista en la Liga de la Asociación de Basquetbol Estudiantil y Lewis Cancio cumplió con una ardua pero gratificante labor como estudiante-deportista.
Y es por eso que una vez que concluyó su elegibilidad como integrante del equipo maderista, Lewis Cancio realizó un balance de su estadía con el equipo de UMAD, militante en la Conferencia Centro de la División 1.
“Pasé cinco años en el equipo porque si no mal recuerdo llegué el 16 de agosto de 2012 y me dediqué a estudiar la licenciatura de Administración e Innovación de Negocios. Tuve muchos buenos momentos, pero de los mejores yo creo que siempre será el día en que me seleccionaron para ser parte de UMAD porque ha sido una de mis mejores experiencias en la vida y de la cual me llevaré muchas cosas positivas”.
Pero Lewis Cancio también pasó por momentos complicados como resultado de las lesiones, sin embargo, éstas solamente lo detuvieron momentáneamente porque más adelante logró recuperarse y regresar para aportar al equipo de UMAD.
“Yo creo que el sufrir una lesión es de los momentos más difíciles y complicados por los que puede pasar un deportista. En mi caso tuve una fractura en el tobillo así que desafortunadamente las lesiones llegaron cuando atravesaba por un buen momento y con gran experiencia en el equipo”, comentó.
“Desafortunadamente tuve algunos problemas de salud que me impidieron volver a la actividad y por esta razón me perdí la temporada 2014- 2015 y esto me cobró factura para volver al equipo ya que mi nivel de juego no era el mismo por consecuencia de la inactividad, además fue evidente el crecimiento de los demás compañeros de la misma posición y a esto se sumó la llegada de nuevos jugadores pero fue bueno porque gracias a esta competencia y al ánimo de los compañeros pude recuperarme y volver a estar entre los primeros doce jugadores del equipo”, agregó.