• Dos hombres fueron levantados durante una balacera ocurrida en el bar Scandalo en la ciudad de Puebla.
• Los hombres aparecieron muertos horas después en Amozoc; los cadáveres tenían huellas de tortura.
• Junto a los cuerpos se encontró un revólver y una cartulina con un narcomensaje; presumen ajuste de cuentas.

Odilón Larios Nava. – La madrugada de este martes se suscitó una balacera en el bar Scandalo, el cual está ubicado en la 16 de Septiembre y 95 Oriente, al sur de la ciudad de Puebla. Durante esa balacera fueron levantados dos hombres, los cuales horas después fueron encontrados ejecutados, semiembolsados, en campos de cultivo del barrio de Tepalcayuca en el municipio de Amozoc.

BALACERA Y LEVANTÓN

Cerca de las tres de la mañana de este martes cinco hombres estaban bebiendo en el interior del mencionado bar, luego se retiraron. Minutos después volvieron armados y a bordo de una camioneta Cherokee, color negro, y abrieron fuego contra varios sujetos. Ahí es cuando se llevaron a dos hombres privados de la libertad.
En las cortinas metálicas del bar se observan al menos cuatro orificios que fueron creados por los proyectiles de armas de fuego que ahí impactaron. También un auto que se encontraba en el exterior resultó con diversos impactos, sin embargo, se desconoce si fue impactado de manera circunstancial o si está relacionado con los hechos violentos.
Según fuentes policiales este hecho podría ser un ajuste de cuentas entre bandas de narcovendedores que operan en la ciudad, debido a la mecánica del ataque y a los hechos que se descubrieron horas después.

LOS ENCUENTRAN MUERTOS EN AMOZOC

Ambos occisos, de quien hasta el cierre de esta edición non habían sido reveladas sus identidades, presentaban huellas de tortura, sus manos estaban amarradas en la espalda y presentaban varios impactos de armas de fuego.
Entre los muertos se encontró un arma de fuego tipo revólver y junto a los cuerpos se encontró una cartulina con el siguiente narcomensaje: “Nueva Generación. Esto les pasa por pasados de ver… y por ratas”.
Los cuerpos fueron encontrados uno encima del otro. El que estaba abajo tenía la espalda pegada al suelo, es decir estaba boca arriba, éste hombre es de complexión media y vestía calzado negro, una chamarra del mismo color y el otro estaba encima de él boca bajo, este portaba tenis rojos de la marca New Balance, pantalón azul de mezclilla y no tenía camisa.
Ambos tenían amarradas las manos a la espalda. Los cuerpos estaban cubiertos con un plástico transparente totalmente ensangrentado y con bolsas de basura de color negro. Se presume que fueron asesinados en otro lugar y que allí solo fueron a sembrar los cadáveres.
Los habitantes de las inmediaciones aseguraron que escucharon por la madrugada rechinar de llantas, pero no balazos. Las diligencias del levantamiento de los cadáveres estuvieron a cargo de personal de la policía ministerial de la comandancia de Tepeaca de peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE).