Las diputadas federales del PRI y PRD, Rocío García Olmedo y Roxana Luna Porquillo, condenaron los hechos de violencia que se vivieron con la policía estatal y campesinos de San Bernardirno Chalchihuapan hace unos días, que derivó en el deceso de un niño de 13 años de edad el pasado sábado a las 18 horas con 30 minutos, aunque desde el viernes, un comunicado oficial de la secretaría de Salud informaba de la muerte cerebral del menor, desde el pasado 15 de julio
Sin embargo, fue este fin de semana cuando el infante de nombre José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo, fue declarado muerto en el hospital general del Sur, a causa de un paro cardiorespiratorio irreversible, según un comunicado de prensa.
En este contexto, la diputada federal del Sol Azteca, Luna Porquillo, lamentó que las autoridades no hayan informado a la mamá del niño sobre el fallecimiento de su hijo el sábado por la tarde.
También condenó que las autoridades hayan retrasado por más de 24 horas, la entrega del cuerpo del menor, con el objetivo de proceder al sepelio del niño Tehuatlie Tamayo.
Indicó que la población de Chalchihuapan se encuentra molesta ante los hechos registrados, pero sobre todo, con la muerte del niño que salió herido tras la confrontación con la policía estatal.
Señaló que en lo particular no se dejará afectar con la guerra sucia que se emite en su contra, destacando el caso de los diputados del PAN, que desde el Congreso del Estado la acusaron de tener intereses políticos con el tema de la manifestación.
Pidió al gobierno estatal que ante cualquier conflicto social, siempre se agote el diálogo para evitar situaciones violentas como las vividas en San Bernardino Chalchihuapan.
“La gente no marcha porque no tenga nada que hacer, la gente marcha porque pide diálogo. Hago un llamado al gobierno para que se resuelva esto mediante el diálogo, hay que ser sensibles porque es una tarea de quienes representamos un cargo”.