• El interés por la lectura es bastante bajo, de un grupo de treinta, 5 ó 6 son los que tienen un interés notable

La lectura es un hábito que puede traernos un sin fin de beneficios y nos ayuda a que se desarrollen habilidades de pensamiento analítico, creativo y crítico, aseguró Noé Blancas Blancas, catedrático investigador de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).
En entrevista, señaló que las habilidades no se desarrollan con otras actividades, sólo con la lectura podemos incentivarlas, son las habilidades que necesitamos prácticamente para todo, incluso para enamorarse.
Al ser cuestionado sobre la relación entre lectura y comprensión el catedrático comenta que no es lo mismo, dijo que “no es igual para un estudiante leer y explicar más o menos de que trata un texto que hacer una síntesis, son dos competencias distintas”.
En este sentido, destacó que en general el interés por la lectura es bastante bajo, de un grupo de treinta, 5 ó 6 son los que tienen un interés notable por la lectura, sin embargo, estos no leen mucho, afirma el catedrático del departamento de formación humanista.
Ante dicha situación, el también escritor comentó que la UPAEP busca impulsar de manera constante la lectura entre sus alumnos, “es por ello que se imparte una materia llamada Lenguaje y Pensamiento Crítico (LPC), cuyo objetivo es ayudar a los estudiantes a escribir y escribir implica comprensión lectora”.
“Me parece que si hay un avance con los hábitos de escritura, es decir un estudiante que difícilmente puede escribir un resumen termina el semestre escribiendo un ensayo regular, con una calidad aceptable”, agregó. .
Por otro lado, el maestro comenta que lo que le llamo hacia la lectura fueron los cuentos y platicas de sus tíos y abuelos, “lo que me llamaba mucho la atención fueron las historias. Y a partir de ahí en la escuela empecé a leer los libros de texto con un interés poco distinto”.
Dijo que despertar el interés de la lectura en la universidad es tarde, éste debe despertar cuando se es niño, sin embargo no es imposible, asegura el profesor, el estudiante universitario podría interesarse más por la lectura si toma en cuenta que nuestra vida es una historia.
“Tener un acercamiento a la lectura nos permite acceder a textos más complejos en los que se requiere alguna habilidad de compresión mucho mayor. Leer siempre es placentero”, concluyó.