+ Ahora se puede conocer desde la Primavera Árabe hasta el pasito perrón

Miguel Ángel Peña Azpiri, experto de la Dirección de Cómputo y Tecnologías de la Información y Computación de la BUAP habla sobre la trascendencia de estas tecnologías, sus riesgos e importancia para la investigación
En los últimos años las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han impactado a la sociedad en gran medida, de eso no hay duda. Cuando establecemos contacto con los demás, nos informamos o buscamos formas de entretenimiento, la tecnología está ahí, en todo. Hoy es fundamental en la vida diaria.
“A inicios del milenio empezamos a aprovechar las ventajas de las tecnologías de información -que en un sentido práctico giran alrededor del internet-, de la mano de portales de noticias, correos electrónicos y las primeras redes sociales modernas: las salas de chat, donde surgían relaciones sociales a distancia. Facebook, Youtube y Twitter harían su aparición pocos años después; hoy son tan populares que se han convertido en verbos”, expresó el jefe de Proyectos Especiales de la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicaciones, de la BUAP.
Asimismo, el surgimiento de Google con su motor de búsqueda super eficiente y una interfaz de usuario sencilla rompió los paradigmas existentes, “pero fue hasta 2007 cuando pudimos palpar la modernidad de la mano del ´Gandalf’ de nuestra Tierra Media. Steve Jobs puso en el mercado el iPhone, y con este la pauta de que un teléfono celular no serviría sólo para una llamada, sino sería un hub de herramientas de la vida diaria, hasta convertirse en un tercer apellido que nos identifica en una sociedad global. Los usuarios queríamos el control de la tecnología y no ser controlados por ella”, comentó.
Cuando Google hizo libre su sistema operativo móvil, Android, abrió la puerta al empoderamiento real de las personas, refirió. Microsoft, Blackberry, Nokia, Ericsson, todos los gigantes de la telefonía celular tuvieron que hacer una reverencia y cambiar su estrategia ante el reinado del dúo dinámico representado por Apple y Google.
“De pronto tuvimos a nuestra disposición elementos digitales como música, video juegos, navegación por GPS, Wi-Fi (¡adiós cables!), televisión bajo demanda, streaming y cantidades enormes de información, que no sólo eran datos históricos, sino también información en tiempo real. Podíamos saber qué estaba pasando en ese momento en todo el mundo, la sociedad cambió, ahora todo es inmediato. Ya no hay que esperar para nada”, precisó.
Además, las estrategias políticas han cambiado, ahora hay profesionales que logran influir en la mente de los votantes mediante un twitt, una noticia compartida en Facebook o una transmisión de video en vivo.
Un ejemplo de esto es la exitosa campaña de Barack Obama que promovió el empoderamiento de los jóvenes a través de las TIC, o la campaña de Donald Trump que aprovechó a todos los adultos olvidados que también tienen acceso a las TIC y son mucho más influenciables que los jóvenes.
“Desde la ´Primavera Árabe´ hasta el ´Pasito perrón´, las TIC han formado una nueva cultura digital que compite con las formas tradicionales y amenaza la vida tranquila provinciana, irrumpiendo con desdén, irreverencia y una libertad disfrazada de anonimato.