Al inaugurar las nuevas instalaciones de la Escuela Militar de Ingenieros, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que “las Fuerzas Armadas son la mejor muestra de que nuestras instituciones constituyen un sólido pilar de estabilidad, confianza y certidumbre para el desarrollo de la nación”.

Refirió que “hoy como ayer, las instituciones que hemos creado en unidad son el cimiento más firme para construir un país de derechos y libertades, de leyes y justicia, de bienestar y progreso”.

El Primer Mandatario aseguró que “detrás de las acciones que fortalecen el prestigio, la grandeza y la estima social de las Fuerzas Armadas están los valores que les inculcan las instituciones educativas castrenses. De ahí la importancia de contar con escuelas militares y navales de excelencia académica y gloriosa tradición”.

Indicó que en esta Administración “hemos utilizado todos los recursos institucionales a nuestro alcance para que estos planteles se mantengan como referente de calidad educativa y de compromiso con las mejores causas de nuestra sociedad”.

El Titular del Ejecutivo Federal subrayó que en esta trascendental tarea “el principal promotor de la modernización del Sistema Educativo Militar ha sido, sin lugar a dudas, el General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda”.

“Y no podría ser de otra manera para un hombre que fue profesor de la Escuela Superior de Guerra y Director del Heroico Colegio Militar, y que además fundó y dirigió el Centro de Estudios del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos. Con base en su amplia experiencia, el General Cienfuegos planteó al inicio de esta Administración un ambicioso programa para poner en marcha un nuevo modelo educativo militar, sustentado en una educación de excelencia. Así nació el Plan Rector de Educación Militar, cuyo objetivo es formar a los cuadros de clases y oficiales que el Ejército y Fuerza Aérea requieran”, añadió.

Mencionó que a través de este Plan “se han contratado a más y mejores profesores, se han actualizado los recursos tecnológicos educativos, se han puesto al día los programas de estudio, y desde luego se ha modernizado la infraestructura escolar”.

“En esta Administración, nos propusimos transformar a México a partir del fortalecimiento de nuestras instituciones. Emprendimos una profunda transformación institucional para mejorar las condiciones de seguridad, para elevar la calidad de la educación, para acelerar el crecimiento, para abatir la pobreza y para defender de manera responsable y eficaz nuestros intereses en el exterior”, agregó.

“Es cierto, aún persisten grandes retos y rezagos que necesitan ser atendidos con rigor, determinación y visión de largo plazo. Justamente la transformación institucional que emprendimos sienta las bases para que México siga avanzando en beneficio de todos sus habitantes”, expresó.

“Sigamos trabajando juntos por la nación grande, fuerte y segura de sí misma que todos queremos, demostrando al mundo que somos un país capaz de emprender y sostener altos vuelos”, resaltó.