• Arranca la iniciativa “Puebla Comparte”

Suman esfuerzos el Banco de Alimentos, Arzobispado, universidades, empresarios, medios de comunicación, así como de los gobiernos Estatal y Municipal.
A partir del día de ayer se puso en marcha la iniciativa “Puebla Comparte”, que tiene como objetivo darle de comer a quienes más lo necesitan en la Ciudad, pasando de 60 mil a 160 mil beneficiarios, en los próximos dos años.
Con “Puebla Comparte”, el Banco de Alimentos ampliará su capacidad instalada y tendrá más equipamiento. La Arquidiócesis pone a disposición las iglesias para ser puntos de entrega a fin de triplicar los actuales (de 36 a 108). Las universidades verifican la transparencia de las acciones, participan en la logística y ofrecen capacitación para el empleo. Los empresarios contribuyen con la donación de alimentos y los medios de comunicación en difundir las bondades de la estrategia para que más personas se sumen.
El gobernador Tony Gali señaló que “lo que estamos haciendo los funcionarios es sumarnos a la ciudadanía, ir hombro con hombro para que las cosas resulten”.
Recordó que, al ser la familia una de las prioridades de su gobierno, desde el inicio de su gestión, se han ejecutado acciones para combatir el hambre, como la entrega de 550 mil desayunos diarios y el programa 2030 incluido en el plan Estatal de Desarrollo.
En este sentido, manifestó que sólo la conjunción de esfuerzos en una Puebla compartida puede lograr que las 247 mil personas que no tienen acceso al alimento diario en la Ciudad, puedan llevar una vida sana y próspera.
Por lo anterior, se comprometió a exponer ante la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), esta iniciativa para que se realice en otros estados y así como Puebla, México siga avanzando.
El Presidente Municipal Luis Banck, detalló que la iniciativa Puebla Comparte es un programa con muchos actores pero sin protagonistas, colores, ideologías o intereses de grupo. “Somos colaboradores que persiguen un mismo objetivo: combatir la inseguridad alimentaria, reducir la desigualdad y fortalecer la seguridad”, dijo.
En el evento al que lo acompañó su esposa, Susy Angulo de Banck, presidenta del Patronato del SMDIF, Luis Banck señaló que el hambre y la pobreza no son un destino inevitable.
Sostuvo que si existe voluntad, decisión y trabajo en equipo, se pueden enfrentar y superar. “Nos une y reúne la certeza de que el día en que nadie pase hambre vamos a vivir en una Ciudad más humana y segura”, expresó.
Agregó que con el liderazgo del Gobernador Tony Gali y el compromiso del Ayuntamiento de Puebla se otorgarán 23.4 millones de pesos para incrementar la capacidad instalada del Banco de Alimentos, en el proceso de recolección, selección, acopio y distribución.
El Alcalde hizo referencia a la historia de la señora Ceci, voluntaria del Banco de Alimentos, quien sumó los esfuerzos de un grupo de 90 beneficiarios, para apoyar a una de sus vecinas, Esperanza, quien no tenía para pagar una despensa. “Ese, no otro, es precisamente el espíritu de Puebla Comparte”, resaltó el edil.
El siguiente paso, expresó Luis Banck, lo damos juntos convocando a que cada día más poblanos se sumen, hagan propia la causa, extiendan la cadena y contribuyan para demostrar que con la fuerza de la unidad, la capital sigue avanzando y se consolide como una Ciudad más humana y en esa medida, más segura para todas nuestras familias.
Por su parte, Alejandro Lozano, presidente del patronato del Banco de Alimentos manifestó que después de 21 años, la idea sigue siendo beneficiar a todas las personas vulnerables de la región que viven en carencia alimentaria, independientemente de su raza, condición física, religiosa, política, social o cultural.
Indicó que el modelo es sustentable y requiere una cuota de recuperación que nunca excede el 10% del valor comercial de los alimentos, para poder cubrir los gastos operativos y administrativos de la fundación.
Asimismo, el Arzobispo de Puebla, Monseñor Víctor Sánchez Espinosa, afirmó que el proyecto de Puebla Comparte es una acción de justicia, por lo cual todos los sectores de la sociedad deben participar para que sea permanente.
Durante el evento se realizó una demostración del proceso de Puebla Comparte, es el siguiente: Recupera. Las parroquias recolectarán lo que las familias, escuelas, universidades o centros de trabajo donen en la primera semana de cada mes y lo entregarán al Banco de Alimentos.
Almacena. Una vez que los alimentos lleguen a la bodega, se almacenan, organizan, clasifican y limpian para verificar su calidad. Con un equipo de expertos nutrición, se integran y balancean las despensas para una alimentación sana, variada y suficiente.
Entrega. Brigadas del Banco de Alimentos llevarán las despensas a las distintas parroquias y otros centros de distribución para que sean entregadas a las familias.
El evento se realizó en la Parroquia de La Resurrección. Ahí, se reunieron beneficiarios, vecinos de colonias pertenecientes a dicha junta auxiliar, empresarios, docentes, rectores de universidades, Regidores del Ayuntamiento, servidores públicos Estatales y Municipales, entre otros.