+ Desarrollaron la Segunda Cátedra de Honor que impartió Rafael Moreno Valle Sánchez, exdirector de la Facultad

Mantenerse siempre actualizados para afrontar exitosamente los cambios que conlleva la globalización y el constante avance tecnológico, así como fortalecer y dignificar la imagen del profesional, son algunos de los retos y áreas de oportunidad para los contadores públicos, refirió el académico Rafael Moreno Valle Sánchez, al dictar la Segunda Cátedra de Honor de la Facultad de Contaduría Pública de la BUAP, iniciada hace un año con la participación del Rector Alfonso Esparza Ortiz.
Antes de colocar la estola al invitado de honor, el titular de la Tesorería General de la BUAP, Óscar Gilbón Rosete, en representación del Rector Alfonso Esparza Ortiz, reconoció la trayectoria en la vida académica, deportiva y de los negocios de Moreno Valle Sánchez, quien es egresado de la Escuela de Ciencias Económico Administrativas, hoy Facultad de Contaduría Pública de la BUAP, de la cual fue maestro, así como director de 1967 a 1971, con apenas 27 años de edad.
Durante el evento se agradeció la presencia del actual presidente de la Academia de Derecho Fiscal del Estado de Puebla, quien en el Paraninfo del Edificio Carolino habló de cómo ha transitado la Contaduría Pública, desde cuando comenzó con su ejercicio profesional, ya hace varias décadas, hasta lo que él ve como futuro de la profesión.
Con esta cátedra, tanto la Universidad, como la Facultad de Contaduría Pública, hacen un reconocimiento al ponente invitado, quien ha sido tesorero de la Federación Mexicana de Fútbol, así como presidente del Club Deportivo de Fútbol Puebla, del Club de Béisbol Pericos de Puebla, de la subsede Puebla del Campeonato Mundial de Fútbol México 1970 y del patronato de Lobos BUAP.
“Hoy más que nunca se hace más que necesaria la unión de la Contaduría Pública para enfrentar todos los retos mundiales. La economía de un país y las empresas solamente pueden crecer con base en tres factores determinantes: el capital, el trabajo y la tecnología. Es a través de los colegios de contadores públicos y el Instituto Mexicano de Contadores Públicos que se deben atender y satisfacer los requerimientos de capacitación de sus agremiados”, disertó el invitado, quien también es decano de la profesión del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Puebla, del que fue presidente de 1976 a 1978.