ING, OSCAR LÓPEZ MORALES

A solo tres semanas de que se conozca al ganador o ganadora de la contienda por la gubernatura del estado, la piel de los contendientes se empieza a hacer más delgadita. Y es natural.
Ayer la misma candidata del PRI Blanca Alcalá salió a denunciar presunto uso electoral del regreso de las fotomultas a cambio de condicionar el voto para Tony Gali. Ella personalmente presentó los videos donde presuntamente aparece personal de Finanzas en esta acción ilegal.
Claro que la respuesta no se hizo esperar y del otro lado acusaron que se trata de un montaje, sí, el mismo que el PAN acusó hace unas semanas cuando se hicieron los señalamientos contra personal que trabaja en Prospera.
Las denuncias de ambos lados se irán acumulando de aquí hasta que llegue el día de la elección pues será un final que pondrá a prueba los nervios de acero de cada equipo, pero sobre todo, las estrategias en cada una de las estructuras y de cómo estén aceitaditas.
El Instituto Electoral del Estado tendrá que cambiar todas las lonas donde hace la “promoción al voto”, pero con la peculiaridad de que dice este 5 de junio es el día, elije a tu próximo “gobernador”, lo que fue calificado como un intento de inducir el voto, a favor de Tony Gali, claro, no del académico Abraham Quiroz.
Además de que en esta contienda, las mujeres son mayoría (tres contra dos), el PRI de inmediato hizo el reclamo y al IEE no le quedó otra más que empezar a bajar los espectaculares para corregir el tema.
Algunos en redes se rasgaron las vestiduras y señalaron que era el extremo de la defensa del lenguaje de género, pero en realidad pensarían lo mismo si en las lonas hubiera dicho ¿elije a tu próxima gobernadora?
Cuestión de enfoques que en esta contienda tan calientita, sube aún más los ánimos entre los contendientes, sobre todo los más competitivos como Blanca Alcalá y Tony Gali.
Aunque suene trillado, la mejor encuesta y la única que valdrá es la del 5 de junio cuando la gente salga a votar. Claro, si es que no se decide todo en los tribunales por los márgenes cerrados que pudiera haber en los resultados, al fin que material para pelearlo así, ya lo tienen de ambos lados.