Por Patricia Moreno Sánchez

Dirigentes empresariales cuestionaron la omisión de las autoridades ante el desorden y vandalismo durante la marcha del 2 de octubre.
José Juan Ayala, presidente de los comerciantes del Centro Histórico, declaró que afortunadamente los daños a comercios fueron mínimos, sin embargo, los manifestantes realizaron pintas en edificios públicos y privados.
Señaló que si bien no pasó a mayores, no se contó con la presencia de las autoridades de seguridad, para detener en algún momento algún acto de violencia.
“Estamos de acuerdo a que todo mundo tenga derecho a manifestarse, pero sin dañar el patrimonio edificado o al comercio”, aseveró.
Reconoció que en esta fecha la movilización fue tranquila y sin embargo, algunos comercios cerraron de forma momentánea, bajaron sus cortinas y ello les generó pérdida de ventas.
En entrevista por separado Rafael Herrera, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), también recriminó la falta de respuesta de las autoridades ante los actos vandálicos por supuestos estudiantes durante la marcha en conmemoración de la Matanza de Tlatelolco.

El dirigente empresarial le recordó a la presidenta municipal, Claudia Rivera Vivanco, que la omisión es una falta a la ley y a su responsabilidad como servidora pública

Señalo que este actuar de las autoridades federales y estales, está provocando un deterioro del ambiente social con mayor inseguridad que lastima a la sociedad. Ello, independiente de la imagen que se deteriora en el exterior y con ello el retiro de inversiones.