Por Patricia Moreno Sánchez

Monseñor Víctor Sánchez Espinosa, Arzobispo de Puebla, lamentó el incremento de la violencia con asesinatos que se están registrando en la zona denominada como El Triángulo Rojo por el robo de combustible de los ductos de Pemex, que está integrado por municipios como Quecholac, Acatzingo, Acajete, Tepeaca y Palmar de Bravo.
De igual forma dijo que no solo es el delito del robo del combustible, sino que se corre un gran riesgo para las poblaciones cercanas por los incendios que se han generado como el las recuente en Quecholac por una toma clandestina, y que las autoridades correspondientes tardar alrededor de 40 horas para sofocarlo.
“Yo estuve por la zona donde se registró la explosión en Quecholac, alrededor de las 5 de la tarde se registró la explosión era impresionante. “Es lamentable este Triangulo que se ha conformado en esta zona y que no se ha podido solucionar” refirió Monseñor.
Sánchez Espinosa indicó que se espera que se dé solución a esta problemática para combatir la inseguridad y los riesgos que ello genera.
Agregó que a la fecha, los párrocos de la zona no han recibido amenazas por los grupos de la delincuencia organizada, sin embargo dijo que viven esta realidad junto con los lugareños de la zona.
Mencionar que el viernes pasado se registró un tiroteo en Reyes de Juárez, perteneciente a Nopalucan en Tecamachalco, donde murió un hombre al parecer vinculado con el robo de combustible en esta región.