• Realiza Foro Internacional de Terapias Basadas en la Evidencia.

Con la finalidad de ofrecer a los futuros psicólogos las herramientas necesarias para conocer las teorías científicas que contribuyen a entender a la persona y sus distintos ciclos de vida, la Universidad Anáhuac a través de la Escuela de Psicología, organizó el Foro Internacional de Terapias Basadas en la Evidencia.

En un primer momento, los alumnos se reunieron con el Dr. Edgard Fernando Pacheco Luza, Presidente de la Asociación Latinoamericana de análisis, modificación del comportamiento y terapia cognitiva conductual (ALAMOC), para hablar acerca de los retos de los diferentes tipos de terapia en América Latina.

En este sentido, el especialista expuso que las terapias basadas en la evidencia son un tipo de proceso que utiliza mecanismos metodológicos y que a su vez demuestran la efectividad de las mismas, tanto científica como empíricamente. Así como que las siguientes corrientes psicológicas: psicoanálisis, conductismo, humanismo, existencialismo, fenomenología y psicología del aprendizaje, se adaptan al ser humano para concebirlo de una manera integral.

Por su parte, el Dr. Alejandro Hernández Lira, Fundador y Director General del Instituto Cognitivo Conductual de Salud Mental de México (INCOSAME), señaló que en la terapia cognitivo conductual lo importante no es la situación, sino lo que la persona piensa, siente y hace a partir de ello.

Sostuvo que como seres humanos se tienen ciertas formas aprendidas sobre cómo resolver o afrontar las problemáticas, mismas que en ocasiones ya no son las mejores salidas, razón por la cual las personas tienen que aprender otra forma más efectiva y flexible de hacerlo.

Posteriormente, la Dra. Carolina Santillán Torres Torija, especialista en temas de psicoterapia, docencia e investigación, habló sobre el suicidio en jóvenes y las formas de prevenirlo, en donde compartió que los universitarios presentan factores de riesgo a la salud mental por dos razones principales: El hecho de ser adolescentes, lo cual implica una serie de cambios a nivel psicológico y fisiológico importantes, los cuales los colocan como un factor sensible. El segundo de ellos es que el ingreso a la universidad representa un ajuste en las exigencias, horarios, grupos sociales, entre otros fenómenos que los hacen más susceptibles.

Por otro lado, explicó que los jóvenes que estudian licenciaturas relacionadas al área de la salud son más propensos a presentar síntomas ansiosos, desgaste emocional, desencantos e ideas suicidas, por lo que es fundamental acompañarlos en su etapa universitaria para poder detectar a tiempo factores de riesgo.

Cabe destacar que adicional a las personas antes mencionadas, los alumnos Anáhuac también se reunieron con otros especialistas en diversas ramas de la psicología, en donde abordaron temas relacionados a la prevención del burnout, trastornos del sueño, importancia del psicodiagnóstico, trastorno obsesivo compulsivo, manejo del enojo, entre otros.