La reestructuración operativa de Pemex se llevó a cabo en un tiempo récord de tan sólo 8 meses, y es considerada la más grande de los últimos 20 años en México.
Este es uno de los primeros resultados tangibles del cambio cultural en que está inmersa la empresa, luego de la Reforma Energética, aseguró el director general, Emilio Lozoya, al entregar reconocimientos a la primera generación de Campeones y Facilitadores del Cambio Cultural.
En una ceremonia realizada en el Centro Administrativo de la Ciudad de México, Lozoya señaló que el año próximo la empresa se verá inmersa en cambios profundos a nivel institucional y para sus trabajadores. El más importante, dijo, es sin duda la transformación cultural que estamos impulsando.
El titular de Pemex dio a conocer que al cierre de 2015 se habrán incorporado al Programa de Cambio Cultural alrededor de mil trabajadores, cifra que duplica la estimación original. Para 2016, ya con 100 facilitadores internos, 15 mil trabajadores estarán inmersos en este proceso para estar a la altura de la competencia y de los retos que plantea la apertura del sector.
Expresó que la transformación cultural es la única garantía de que los cambios que se han ido produciendo se consoliden, porque supone la transformación de cada uno de los petroleros.
Emilio Lozoya reiteró su compromiso personal y el del cuerpo directivo de Pemex para apoyar en forma decidida y con absoluta convicción este esfuerzo de cambio cultural.