ING. OSCAR LÓPEZ MORALES

La aparición de tres expresidentes del PAN en el estado, acompañados de “El Tigre” Humberto Aguilar Coronado, abre ya la carta para dejar ver de qué lado van a jugar los cuatro, con innegable liderazgo, en la campaña para elegir gobernador, presidente municipal, diputados, senadores y por supuesto, Presidente de la República.
Este domcumento fue presentado por cuatro panistas, pero firmado por cinco, el último de ellos, el regidor Juan Carlos Espina, quien seguramente se abstuvo de asistir para que no lo acusaran de usar su tiempo de trabajo oficial, para asuntos partidistas.
Quiénes más salieron a exigir que cese la que consideran una persecusión contra su compañero de grupo Eduardo Rivera Pérez, quien por cierto, le abrió la puerta a Rafael Moreno Valle, a petición de Paco Fraile:
Juan Carlos Mondragón, el “becario” autoexiliado académico luego de que fuera impedido para continuar al frente de la dirigencia estatal del PAN hace un par de años, a través de la reforma electoral exprés que le ganó el mote de “Ley Mondragón”, en el 2012.
Humberto Aguilar Coronado, cercano de Santiago Creel, senador en la fórmula con Rafael Moreno Valle y en los dos sexenios panistas ha hecho más su carrera en la capital del país.
Rafael Micalco Méndez, ex dirigente estatal del PAN antes de Jesús Giles y después de Juan Carlos Mondragón, aliado del ex gobernador Rafael Moreno Valle a quien hace unos meses acusó de apoyar abiertamente a Alfredo del Mazo en el Estado de México, por compromisos con el presidente Peña Nieto. El rompimiento vino cuando se dio la afiliación masiva de panistas.
Todos ellos tienes dos aspectos en común:
1. Su rompimiento y lucha frontal contra el ex gobernador Moreno Valle y;
2. Son miembros de El Yunque, la agrupación dominante en el PAN, hasta la llegada del ex gobernador que les quitó el control y lo abrió a panistas sin etiqueta. O bueno, la etiqueta ahora es “morenovallista”.

Pronto veremos cuáles son los efectos de esta aparición de los 4 Fantásticos que intentan recuperar lo que se les fue de las manos.