Con motivo del Día Mundial de la Nutrición, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) nos invitar a reflexionar sobre cómo nutrirnos de manera armónica, suficiente y balanceada.

Influyen el medio ambiente, la exposición a los contaminantes ambientales, los estilos de vida modernos; todo esto nos impide alimentarnos saludablemente, afirmó Concepción Contreras Lascurain, jefa del Departamento de Nutrición de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE)- Hospital de Especialidades IMSS “San José”.

Abundó en que la “prisa” o falta de tiempo nos evita prestar atención en la forma en que podemos nutrirnos correctamente y pensamos que con solo comer es suficiente. Pero hay una gran diferencia entre nutrición y alimentarse.

La especialista enfatizó que la nutrición es la acción involuntaria de absorber y asimilar las sustancias de los alimentos, prestando atención a las propiedades específicas de cada uno de ellos con el fin de procurar una alimentación balanceada para nuestro organismo.

En tanto que la alimentación es un proceso voluntario a través del cual las personas se proporcionan sustancias aptas para su consumo, estas se modifican partiéndolas, cocinándolas, introduciéndolas en la boca, masticándolas y deglutiéndolas.

Tiene sus ventajas mantener una buena nutrición, las personas que lo logran se sienten mejor, mantienen un nivel elevado de fuerza y energía, buen peso y reservas de nutrientes adecuados. Con ello, reducen riesgos de infecciones o, en su caso, si enferman, logran sanar y recuperarse más rápidamente.

Pero lo más importante es balancear los aportes de macro (proteínas y carbohidratos) y micro-nutrientes (vitaminas y minerales), así como el consumo de agua, fundamental para la alimentación, porque interviene en casi todos los procesos internos del organismo.

Contreras Lascurain, alertó a la población a prestar mayor atención en consumir alimentos saludables, ingerir cantidades suficientes de agua para afrontar su actividad física y mental, alimentarse a horas adecuadas, para preservar su salud integral.

Advirtió que todos los problemas futuros a causa de una mala nutrición tienen solución desde la gestación, es decir, desde el embarazo las futuras madres deben llevar un régimen alimenticio adecuado. Mencionó como fundamental en la vida comenzar con lactancia materna

Finalmente orientó en que el cuerpo necesita consumir un promedio de dos litros diarios de agua, los alimentos deben de distribuirse en 15 por ciento proteínas (carnes, huevos, lácteos), grasas 30 % (aceites, frutos secos y mantequilla), y carbohidratos 55% (cereales, tubérculos y azúcares).

Las vitaminas y minerales hidrosolubles, los encontraremos en las frutas y verduras y los liposolubles en las grasas y aceites, concluyó debemos combinar los consumos de los alimentos.