• Mi mayor satisfacción cuando observo en los pacientes una mejoría importante, al ver que puedo ayudarlos me llena de entusiasmo: Investigador

La pasión por la medicina nunca acaba, eso me ha dejado enormes satisfacciones y observo la profesión como una parte de mi propio ser, declaró Mario García Carrasco, investigador y profesor titular de Reumatología e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).
“A veces una sola experiencia puede definir nuestro destino, por ejemplo, ser médico y poder tener la satisfacción de disminuir en el otro un dolor físico, mejorar su calidad de vida e incluso salvarla… era solo un adolescente, presencié un accidente y el dolor que vi en un semejante fue suficiente para saber que se dedicaría al estudio de la medicina”, dijo al recordar el cómo surgió u necesidad de estudias medicina.
“Cuando era pequeño, tendría como 12 años, a un lado de donde vivía llegaron unos señores y empezaron a construir su casa. Cuando estaban colocando la cimbra, un muchacho cayó y lo aplastaron varias maderas. Yo era curioso y me acerqué, pero me dio mucha tristeza verlo lastimado y me puse a llorar. Su mamá lo llevó a la Cruz Roja y con el tiempo la señora me preguntó que por qué había llorado tanto al ver a su hijo herido. Ahí sentí que mi función sería ayudar”, relató en entrevista.
Quien recibiera en 2016 el nombramiento como miembro de la Academia Nacional de Medicina de México, como Académico Numerario en el área de Reumatología, el máximo grado otorgado por este cuerpo consultivo del gobierno federal dijo que su vida es la medicina.
“Mi mayor satisfacción cuando observo en los pacientes una mejoría importante, al ver que puedo ayudarlos me llena de entusiasmo para seguir trabajando e investigando sobre este tipo de enfermedades, principalmente lupus eritematoso sistémico”, agregó.
Finalmente reconoció además en la docencia la participación entusiasta de sus estudiantes, lo que lo motiva aún más, “esa decisión con la que trabajo, me ha permitido además tener 130 publicaciones en revistas indizadas, 80 capítulos de libros y participación en siete libros como coeditor”.
Agregó que en 2006, también se hizo acreedor al reconocimiento estatal en Ciencia y Tecnología por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en Puebla (Concytep).
Sus otras satisfacciones personales incluyen poder disfrutar conjuntamente con su familia la lectura, asistencia a congresos, llevar a sus pequeños gemelos a jugar futbol y compartir sus logros con los familiares cercanos y personas apreciadas que son grandes motores y orgullo en su vida diaria.