Es importante asegurar los recursos destinados a investigación, desarrollo e innovación para formar nuevas generaciones de científicos: Esparza Ortiz

La investigación es el camino para consolidar la educación superior y es la vía para hacer de un país innovador y competitivo. Por su importancia y dado que el grueso de ésta se realiza en las universidades públicas, es primordial mantener el presupuesto para este rubro, consideró Salvador Jara Guerrero, titular de la Subsecretaría de Educación Superior, de la SEP federal, durante la conferencia que impartió en la BUAP, titulada “La educación superior en México”.
Al dar la bienvenida, el Rector Alfonso Esparza Ortiz afirmó que es indispensable que se aseguren los recursos destinados a investigación, desarrollo e innovación, para que la inversión en estos rubros sea una prioridad estratégica que permita generar nuevos proyectos, dar continuidad a los que están en marcha y formar nuevas generaciones de científicos.
El avance científico y tecnológico –subrayó- debe traducirse en ventajas competitivas para las empresas, en mejores condiciones de bienestar para el país y en mayores oportunidades de progreso para la sociedad.
Para ello, dijo, “se requieren nuevas formas de vinculación entre la universidad y el sector productivo, no sólo para que los estudiantes aprendan en sus futuros ámbitos laborales, sino para que esa experiencia enriquezca el contenido de los programas educativos, a fin de que sean pertinentes con las necesidades del sector productivo”.
Tal es el caso del Campus San José Chiapa, un ejemplo del tejido industrial automotriz en el cual está inmersa la Institución para formar capital humano especializado, en áreas de oportunidad que favorezcan la empleabilidad y aporten al desarrollo económico y social.
En su conferencia impartida en la Unidad de Seminarios de Ciudad Universitaria, Salvador Jara Guerrero, doctor en Filosofía de la Ciencia por la UNAM, indicó que para fortalecer la educación superior, además de la investigación deben considerarse el aumento de la matrícula, garantizar la equidad para hombres y mujeres, grupos indígenas y personas con capacidades diferentes, calidad de los resultados y procesos, vinculación academia-sector productivo y viabilidad financiera.
El ex rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo expuso que en México existen 3 mil 700 instituciones de educación superior que brindan servicios a 4 millones de jóvenes. La mayoría de la matrícula se encuentra en universidades públicas estatales y federales -con 41.9 por ciento-, seguidas de las universidades privadas, institutos tecnológicos y universidades tecnológicas, entre otras.
De esta cifra, más del 40 por ciento de jóvenes estudian Administración, Ciencias Sociales y Derecho. El 27 por ciento están en ingenierías. A pesar de que el 11 por ciento estudia en el área de la salud, existe un exceso de médicos en zonas urbanas y faltan especialistas. En cambio, las áreas de ciencias naturales, exactas y computación representan sólo el 5 por ciento.
Asimismo, Salvador Jara Guerrero dio a conocer los modelos duales que realiza el país con Canadá, Francia y Alemania; el trabajo efectuado con ANUIES para impulsar proyectos de educación dual. Además de los sectores estratégicos, como el agroindustrial con influencia en 26 estados, turismo en 16, automotriz en 15, minería en 10, maquinaria y equipo en 8, y servicios logísticos en 7, entre otros.
El objetivo de una institución de educación superior, dijo, es proporcionar bienestar y seguridad a sus estudiantes y egresados, lo cual se traduce en una educación vocacional y gusto por el trabajo, garantizar calidad y pertinencia de la oferta educativa y brindar una educación integral y flexible.