Al encabezar la 29ª Reunión de Embajadores y Cónsules de México, en el Palacio Nacional, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que “la grandeza de un país se mide por el bienestar de su pueblo y el valor de sus aportaciones al mundo”.

“Así lo he constatado a lo largo de estos años. Esas aportaciones exigen involucramiento, no asilamiento; apego a principios, pero también capacidad para aplicarlos con lucidez; promoción del interés propio, junto con empatía para comprender las circunstancias del otro”, añadió.

Subrayó que “esas han sido parte de las directrices de nuestra actuación internacional, y han sido puestas en práctica con profesionalismo por los miembros del Servicio Exterior Mexicano”.

El Primer Mandatario destacó que “por su dimensión territorial y su peso demográfico, por su importancia económica y sus fortalezas culturales, por el impacto potencial de sus acciones u omisiones en el mundo, México es visto como un prominente actor en el escenario internacional”.

“En mis diálogos con otros Jefes de Estado y de Gobierno, he podido constatar una y otra vez el reconocimiento que otras naciones hacen a México como un actor global responsable”, aseguró.

Resaltó que para ser reconocido como un actor global responsable “se necesita seriedad en el diálogo, consistencia en la actuación y capacidad para ejercer una influencia positiva en el desarrollo de las relaciones internacionales”.

El Titular del Ejecutivo Federal indicó que 2017 “fue un año de grandes retos, tanto internos como externos, que pusieron a prueba la capacidad diplomática de México. Por momentos, y desde diferentes rincones del mundo, se extendió una sombra de desconfianza a la globalización, de rechazo a la apertura comercial, y de escepticismo al multilateralismo”.

Puntualizó que “lejos de debilitar nuestras convicciones, estas amenazas reafirmaron los valores de México: integración, apertura y acción colectiva; así como su compromiso con la defensa de las mejores causas de la humanidad”.

Además, dijo, “en septiembre la naturaleza nos recordó la fragilidad de nuestro entorno con dos sismos que provocaron pérdidas humanas irreparables, y cuantiosos daños materiales. Conscientes de la magnitud del reto, aceptamos la ayuda del exterior. Las expresiones de solidaridad que recibimos son testimonio del valor de las relaciones de amistad y cooperación que hemos forjado a lo largo de décadas”.

“Aceptar la ayuda internacional fue, en el fondo, una muestra de la fortaleza de México y de sus vínculos con otros países. Esto no hubiera sido posible sin el apoyo de la AMEXCID (Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo) y de nuestros representantes en el exterior, quienes gestionaron la llegada de brigadistas y de ayuda humanitaria, incluyendo más de 670 toneladas de donativos en especie”, expresó.

2017 REPRESENTÓ UN MOMENTO DE REDEFINICIÓN DE LA RELACIÓN DE MÉXICO CON SU ENTORNO REGIONAL

El Presidente Peña Nieto señaló que el año pasado también representó un momento de redefinición de la relación de México con su entorno regional. “América del Norte, con su enorme potencial para la prosperidad compartida y la competitividad mundial, se encuentra en proceso de cambio. Entramos a una nueva etapa de diálogo y negociación con Canadá y Estados Unidos, con los que sostenemos una relación multidimensional, compleja y estratégica”, precisó.

Resaltó que 2017 “sirvió para reiterar la importancia y el valor de México como un país que asume su responsabilidad ante el mundo, que cultiva sus relaciones con nuevos socios y aliados tradicionales, que defiende sus intereses de manera pragmática y con dignidad”.

Subrayó que “una prioridad central para este Gobierno ha sido ampliar y diversificar nuestros vínculos políticos, económicos y de cooperación con nuevos socios. Ejemplo de ello ha sido el proceso de negociación, modernización y fortalecimiento de acuerdos con países de diversas regiones, en especial de América Latina, Europa y Asia-Pacífico”.

“Tenemos una oportunidad histórica para profundizar nuestros lazos económicos con América del Sur. En 2018, nuestra prioridad será concluir la modernización y profundización de los acuerdos económicos con Argentina y Brasil, impulsar la actualización del Tratado de Libre Comercio con Uruguay, así como fortalecer el acercamiento entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico”, aseveró.

LA RENEGOCIACIÓN DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO DE AMÉRICA DEL NORTE SERÁ UN TEMA CENTRAL DE LA POLÍTICA EXTERIOR EN 2018

El Presidente Peña Nieto destacó que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte será un tema central de la política exterior en 2018. “México mantendrá una posición firme, seria, constructiva y de buena fe en el proceso de renegociación con base en los principios, objetivos y límites que hemos establecido. El proceso se lleva a cabo de manera profesional, con el liderazgo de las Secretarías de Relaciones Exteriores y de Economía, apoyadas por representantes del sector privado, académicos y expertos técnicos que están a la defensa de los intereses de México”, enfatizó.

“Lo he dicho antes: veo con optimismo la posibilidad de lograr un acuerdo que beneficie a los tres países miembros. No obstante, independientemente del resultado de las negociaciones comerciales, Canadá, Estados Unidos y México seguiremos siendo socios cercanos en virtud de la variedad y la magnitud de los lazos económicos, sociales y culturales que nos unen”, subrayó.

El Primer Mandatario destacó que “México ha acreditado su compromiso con el multilateralismo como la mejor vía para enfrentar fenómenos tan diversos y complejos que sólo pueden resolverse mediante la acción conjunta de la comunidad internacional. Así lo demostró nuestro papel activo y constructivo para lograr acuerdos multilaterales como el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares, que recientemente aprobó el Senado”.