Por Patricia Moreno Sánchez

Ayer 6 de enero se conmemoro el Día de la Enfermera en México, En este contexto la enfermera Dulce María Castolo, jefa de enfermeras de la Clínica N0. 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) refirió que esta profesión es muy sacrificada pero al mismo tiempo muy satisfactoria. Agregó que para ser enfermera se requiere vocación de servicio.
“Para mi ser enfermera es una satisfacción, es una profesión muy difícil, que no cualquiera toma la decisión de ser enfermera, sobre todo por el cuidado y el sentido de humanidad que se debe tener hacia el paciente.
Agregó que ser enfermera es una gran responsabilidad y se requiere sensibilidad, incluso dijo se cree se debe nacer con ese don de servir a la población con un auxilio humanitario.
Comentó que ser enfermera es sacrificado, debido que en muchas ocasiones las profesionistas deben dejar horas de convivencia con la familia, horas de esparcimiento, fiestas o descanso por atender su responsabilidad con el paciente, sin embargo dijo que cuenta con muchas experiencias o anécdotas satisfactorias, sobre todo cuando ve la recuperación de sus pacientes.
“Trabaje en el Hospital de Traumatológica y Ortopedia, donde tuve acercamiento con pacientes que por sufrir algún accidente, estaban en riesgo de quedar cuadripléjicos y con atención y cuidados se les puede cambiar a vida, y está profesión está llena de satisfacción como ser humano por lograr contribuir a recuperar la salud de tu paciente” refirió la licenciada en enfermería.