Padre Nacho*

En 1911, los Estados Unidos provocaron los siguientes hechos relevantes que influyeron en la caída y despedida del general y presidente Porfirio Díaz Mori: veinte mil soldados norteamericanos fueron enviados a la frontera mexicana para dizque defender los intereses de ciudadanos yanquis amenazados por la revuelta; fueron retirados hasta el 24 de junio, después del triunfo de Francisco Ignacio Madero González. Los “marines” invadieron suelo nicaragüense para apoyar al gobierno conservador y evitar que la posible ruta transoceánica ( Canal de Panamá, inaugurado tres años después, en 1914) cayera en poder de algún gobierno opuesto a la Doctrina Monroe” ( El continente americano es sólo para los norteamericanos, es decir, “America for americans”).
En 1911, México presenció los sucesos importantes que citamos en ese mismo horizonte geopolítico: en Chihuahua se entrevistaron los emisarios zapatistas con Madero. Las ciudades de Tijuana y Mexicali cayeron en manos de los magonistas apoyados por sectores radicales de la izquierda norteamericana. Los maderistas se concentraron en las trincheras de Ciudad Juárez, también apoyados por los petroleros de Texas. El 10 de mayo, el ejército federal porfiriano entregó la plaza de Ciudad Juárez a los rebeldes maderistas comandados por Pascual Orozco, Francisco Villa y el italiano José Garibaldi. El general Díaz nombró un gabinete nuevo para tratar de negociar. En Guerrero se levantó en armas Juan Andrew Almazán ( contendiente presidencial en 1940 contra el general Manuel Avila Camacho) y Francisco y Ambrosio Figueroa. En Agua Prieta, Sonora, las fuerzas revolucionarias atacaron sin éxito la ciudad. El día 21 se firmó el Tratado de Ciudad Juárez entre el gobierno porfirista y los revolucionarios … ¡Finalmente, el 25 de mayo de hace 103 años, el general Porfirio Díaz Mori renunció a la presidencia de México!
Al terminar el mes de mayo de 1911, el día 31, en los muelles del puerto de Veracruz, don Porfirio Díaz Mori, antiguo “Héroe del 5 de mayo ( 1862) de La Carbonera y del 2 de abril” ( de 1867), se despidió de nuestro país con estas palabras trágicas y cuasi proféticas: “¡Ya soltaron la caballada…a ver quién la encorrala otra vez!”
Por otra parte, Rubén Figueroa Figueroa, uno de los descendientes de los hermanos Figueroa de aquellos tiempos del Edo. de Guerrero, siendo gobernador de allá ( 1975-1985) expresó tajantemente: “¡la caballada anda muy flaca!”…
Y en estos tiempos que rebasan al Centenario de la Revolución nos preguntamos ante la Historia Patria: ¿Alguno de esa caballada suelta y flaca ha presentado su renuncia ante el poder, como lo hizo don Porfirio?…¡Siguen pendientes muchas despedidas por el bien de la nación!

*José Ignacio González Molina ejerce su ministerio en el Infonavit San Jorge; como historiador egresado e la Universidad Iberoamericana ( D. F.), la docencia en la Escuela Libre de Derecho. Difunde el programa de historia nacional “Suave Patria” los martes de 6 a 7 de la tarde en Radio Puebla ( antes SICOM en 105.9 F.M.), enlazado con las radiodifusoras hermanas del Estado de Puebla: Acatlán, Libres, Huauchinango, Teziutlán, Tehuacán, Izúcar y Zacatlán. T.V., radio y podcast en www.puebla.mx