Dulce Gómez

El presidente municipal de Puebla, Luis Banck Serrato, sostuvo que el reto que existe por delante es construir una prosperidad incluyente, una vez que la ciudad es una de las más ricas en diversos ámbitos, pero también una de las más desiguales.

En este sentido, el alcalde admitió que la desigualdad es la principal fuente de violencia y delincuencia, de modo que es necesario trabajar de fuera hacia adentro, a fin de extender los beneficios de la transformación a toda la ciudad.

“El reto que tenemos por delante es construir una prosperidad incluyente porque somos una de las ciudades más ricas de América Latina y también una de las ciudades más desiguales, y sabemos también que es la desigualdad la principal fuente de violencia y de delincuencia, de modo que uno de los retos para poder vivir en una ciudad segura es precisamente trabajar de afuera hacia adentro para extender los beneficios de la transformación a toda la ciudad”, destacó.

A la par, acotó que la ciudad ha demostrado que va por el camino correcto sin dejar de reconocer que existen retos importantes estructurales.

Incluso, resaltó que otros de los retos más importantes que hay y que deben ser atendidos son la seguridad, desigualadas y productiva.

“Puebla ha demostrado que va por el camino correcto sin dejar de reconocer que tenemos retos muy importantes que son estructurales. Tres retos tenemos y compartimos como generación, el reto de la seguridad, el reto de la desigualdad y el reto de la productividad para seguir compitiendo y ganando en el mercado. Ser una ciudad productiva, competitiva, segura y ser una ciudad equitativa son retos que van a estar presentes después de la elección y los tenemos que afrontar con seriedad”, mencionó.

Por lo anterior, agregó que es momento de consolidar la transformación de Puebla y el progreso que hemos construido a lo largo de los siete años.

Al final, dijo que Puebla es una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, que se ha sobrepuesto pesar de los sismos, uno de ellos el del pasado 19 de septiembre.

“Puebla es una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, a pesar de los sismos que hemos enfrentado, hoy Puebla sigue de pie y siendo una ciudad que es admirada por propios y extraños, por los visitantes y habitantes de esta maravillosa angelópolis”, finalizó.