*Padre Nacho

En la Historia Patria, así se les llama a los 10 días violentos que se vivieron en el Distrito Federal entre los seguidores fieles al Pdte. Madero y los insurrectos anti-maderistas. En la madrugada del 9 de febrero de 1913 se sublevaron contra el gobierno maderista los generales Manuel Mondragón, Félix Díaz ( “sobrino del tío” Porfirio Díaz Mori), Gregorio Ruiz y Fidencio Hernández. Inmediatamente se les unió el general Bernardo Reyes, liberado entonces por los rebeldes, para tomar el Palacio Nacional. Después de un combate breve, el general Lauro Villar, comandante de la plaza, rechazó a los sublevados. Estos se refugiaron en la Ciudadela ( cerca de la actual avenida Balderas), que entonces ubicaba a la fábrica nacional de armas. Horas después, la población civil descubrió el poder destructor de ese arsenal, que los anti-maderistas utilizaron contra el centro de la capital para matar a civiles y soldados en forma indiscriminada. Ese mismo día 9, el Pdte. Madero salió de su residencia de Chapultepec, escoltado por los alumnos del H. Colegio Militar…”¡La Marcha de la Lealtad!”
El Señor Presidente, al saber que el general Villar estaba herido, nombró al general Victoriano Huerta comandante militar suplente. Fue entonces cuando evidenció su deslealtad al gobierno maderista: permitió la entrada de víveres para los sediciosos y definió su alianza con el embajador norteamericano Henry Lane Wilson, para conspirar contra Madero. Con toda la intención maquiavélica, Huerta mandó atacar los flancos mejor defendidos de la Ciudadela para diezmar a su propio ejército; los rurales, leales al régimen, murieron en forma casi suicida y heroica ( Cfr. Los Rurales Mexicanos, escrito por Paul J. Vanderwood, Fondo de Cultura Económica, 1982)…El saldo del primer día de la “Decena Trágica” fue de casi 500 muertos…Los días siguientes prolongaron la masacre; los cadáveres quedaban tendidos en las calles mostrando escenarios de guerra intensa.
El día 17 del mismo mes, Victoriano Huerta le aseguró al presidente Madero que los alzados en armas se habían rendido y que reinaba la calma. Al día siguiente, día 18, por órdenes de Huerta fueron detenidos el presidente Madero y el vicepresidente Pino Suárez. El hermano del presidente, Gustavo Adolfo Madero ( alias “El Ojo de Vidrio”) fue sorprendido en el restaurante Gambrinus y asesinado con saña. Ese mismo día 18, el embajador Wilson reunió al cuerpo diplomático para que Félix Díaz y Victoriano Huerta leyeran el texto del llamado “Pacto de la Embajada”, confirmando el desconocimiento del gobierno maderista y el nombramiento de un gobierno provisional bajo la presidencia de Huerta. Además, aparecía Félix Díaz como el próximo candidato presidencial… El embajador Wilson amenazaba entonces con la intervención armada de su país, y convenció a su presidente, William Taft, para enviar cuatro barcos de guerra a los puertos de Tampico y Veracruz.
El día 19, mientras el Congreso aceptaba la renuncia de Madero, Pedro Lascuráin asumió la presidencia de México en menos de una hora. Nombró a Victoriano Huerta secretario de Gobernación, para que pudiera ser el presidente de nuestro país, al renunciar en pocos minutos. Así, Victoriano Huerta, alias “El Chacal”, llegó a ser presidente de México, cumpliendo con lo legal, mas no con lo justo.
Al amanecer del día 22, Francisco Ignacio Madero González y José María Pino Suárez aparecieron asesinados…
Con el apoyo del poder judicial, Victoriano Huerta liquidó a sus adversarios políticos: Abraham González ( 6 de marzo), Serapio Rendón ( 22 de agosto), Solón Argüelles ( 27 de agosto), el senador Belisario Domínguez ( 8 de octubre), y un centenar de enemigos a quienes se les aplicó la denominada “ley fuga”… Ante aquellos hechos cruentos, la Cámara se declaró en sesión permanente. Huerta acusó a los diputados de interferir en los poderes ejecutivo y judicial y ordenó la aprehensión de 83 legisladores… El 10 de octubre se declaró disuelta la XXVI Legislatura. ¡La represión se extendió también a los periódicos!…Todo aquel drama sucedió hace 104 años…¡Parece que fue ayer!
Años después, la inteligente opinión pública de nuestro país calificó como “La docena trágica”, a los dos sexenios de Echeverría y López Portillo ( 1970 a 1982)…¡Y también parece que fue ayer!

*José Ignacio González Molina ejerce su ministerio en el Infonavit San Jorge; como historiador egresado de la Universidad Iberoamericana de la Cd. de México la docencia en la Escuela Libre de Derecho. Desde 1993 pertenece a la H. Crónica de la Cd. de Puebla. Difunde los martes, de 6 a 7 de la tarde, el programa “Suave Patria”, en Radio Puebla ( anteriormente SICOM , 105 F.M.) enlazada con sus estaciones hermanas del Estado do de Puebla. T.V. y radio en www.puebla.mx y/o podcastpueblafm.