Por Patricia Moreno Sánchez

La Catedral de Puebla está de fiesta, ayer miércoles 18 de abril cumplió 369 años de su conclusión. La historia recuerda que Juan de Palafox y Mendoza, séptimo Obispo de Puebla, consagro el templo a Nuestra Señora de la Inmaculada concepción.
El padre Paulo Carvajal vocero de la Arquidiócesis de Puebla, indicó que la construcción de este templo requirió 74 años para su conclusión.
Agregó que catedral de Puebla fue el “primer templo suntuoso” construido en América, ya que incluso se adelantó a la catedral metropolitana de México que fue dedicada 1653.
Indicó que este templo reviste gran importancia artística y cultural por los tesoros que alberga, lo que perite que sea uno de los edificios más visitados por los turistas que visitan Puebla.
La catedral cuenta con cuatro altares: los laterales del Evangelio dedicado a San José y de la Epístola a San Miguel, izquierda y derecha respectivamente; en la parte posterior el de Los Reyes, dedicado a reyes y reinas santos y el altar mayor o Baldaquino, donde se encuentra la cripta de los obispos de Puebla.
Cuenta con 14 capillas ubicadas en ambos costados de la nave central, divididas en dos grupos: las del Evangelio y las de la Epístola.
Además de esos espacios cuenta con sagrario, sacristía, sala de gobelinos, sala capitular, salón chocolatero, archivo y una muy especial y sin igual capilla: la del Espíritu Santo o del Ochavo, llamada así tiene porque tiene una bóveda de media naranja y linternilla de 8 lados.