Por Patricia Moreno Sánchez

 

La catarata es la primera causa de ceguera adquirida en México, lo grave es que actualmente este padecimiento se está presentando en personas jóvenes e incluso en niños recién nacidos informó el doctor Eduardo Chávez vicepresidente de la Asociación Mexicana de Oftalmología  Lo anterior durante el Congreso Internacional de la Cirugía de Catarata que tiene por sede la ciudad de Puebla.

Agregó que cada año suman 140 mil nuevos casos de catarata en nuestro país, ello porque el paciente no trata oportunamente este padecimiento y le puede derivar en perder la visión, lo que les genera afectaciones sociales y económicas al dejar de ser productivos. Agregó que actualmente este padecimiento afecta a 330 mil personas por año y se estima que 4 millones de personas están en espera de una cirugía para recuperar la vista.

“Antes veíamos personas con 60 y 70 años de edad con cataratas, ahora la edad promedio es a los 50 años, o más jóvenes y espántense, ahora vemos a bebés que pueden nacer con cataratas”, afirmó.

Explicó que en el caso de cataratas en los niños recién nacidos, se debe a diversos factores como una infección de la madre, genética o congénita.

En los adultos, especificó que el factor más común es la edad avanzada, hereditaria o por diabetes, o por no cuidarse ni atenderse la vista.

Comentó que es necesario que las personas acudan de forma periódica a la revisión de la vista, al señalar que los mexicanos no tenemos una cultura de cuidado de nuestra salud.

“La gente acude al especialista cuando ve borroso, o incluso cuando ya está perdiendo la vista, por ello el llamado es que acudan de forma regular con el especialista, por ello es necesario fortalecer una cultura de la salud para cuidarnos y evitar esta y otras enfermedades”, refirió.

Subrayó que para la catarata, el único tratamiento efectivo es la cirugía. Explicó que actualmente a través de un procedimiento poco invasivo, con una cirugía que no tarda más de 20 minutos, se retira el cristalino opaco, que provoca la catarata y se reemplaza por un lente intraocular, que puede cumplir la función del primero y recuperar la vista.

Por último, destacó que no todos los pacientes con cataratas son candidatos a una cirugía, debe hacerse un estudio y dependiendo de los resultados, se procede.