El Rector Alfonso Esparza Ortiz inauguró el inmueble que será utilizado por la comunidad de la Facultad de Filosofía y Letras

Con un cuidadoso trabajo de restauración, la BUAP recuperó “La Casa del Pueblo”, inmueble domiciliado en la calle Juan de Palafox y Mendoza, número 237, del Centro Histórico, para convertirlo en un espacio adecuado para la academia. Dicho edificio, antes sede del Partido Comunista de México, es ahora el recinto de los posgrados de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL).
Durante su inauguración, el Rector Alfonso Esparza Ortiz celebró los trabajos de recuperación de este edificio de tres siglos de historia, los cuales se realizaron bajo principios arquitectónicos que permiten observar expresiones artísticas del periodo novohispano, así como vestigios decorativos de diversas épocas, que van desde su fundación hasta el presente, como la pintura tapiz del siglo XIX que se encuentra en el aula de la planta alta, que será el espacio para los exámenes de grado.

“Considero que una de las mejores maneras de aprovechar este tipo de inmuebles es convertirlos en recintos del saber, donde concurra la docencia y la investigación y sigamos formando especialistas y académicos de alto nivel”, expresó el Rector de la BUAP, tras cortar el listón inaugural, acompañado del titular de la Dirección de Infraestructura Educativa, Jorge Rodríguez y Morgado, y el director de la FFyL, Ángel Xolocotzi Yáñez.

“La Casa del Pueblo”, inmueble que desde 2001 forma parte del patrimonio arquitectónico de la BUAP, es un edificio catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Sus dos niveles fueron confiados a la FFyL, por ser referente en estudios humanísticos en la región, y se destinarán a siete de los ocho posgrados de esta unidad académica, todos inscritos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Conacyt, uno con competencia internacional: la Maestría en Estética y Arte.

Desde su fundación, hace 50 años, la FFyL ha fungido como un albergue para el trabajo humanístico. Es la unidad académica de la BUAP con el mayor número de cuerpos académicos consolidados; de sus profesores de tiempo completo, casi el 50 por ciento son miembros del Sistema Nacional de Investigadores. Por año, publican alrededor de 15 libros y realizan en promedio 150 eventos académicos. “Todo lo anterior demuestra nuestro compromiso con la BUAP y las humanidades”, expresó Xolocotzi Yáñez.

Con la entrega de este edificio, expresó el Rector de la BUAP, “cumplo el compromiso que asumí con la facultad para asegurar espacios suficientes y adecuados. Además, reitero el interés de mi gestión por fortalecer el quehacer académico”.

Gracias a ello, alrededor de 270 estudiantes y sus profesores cuentan con mejores espacios. En sus dos patios, “La Casa del Pueblo” será testigo de procesos académicos que dan sustento y prestigio a la vida universitaria.

Tras destacar que dicho logro forma parte del apoyo que el Rector Alfonso Esparza brinda al trabajo humanístico, Xolocotzi Yáñez subrayó que una institución como la BUAP se destaca frente a otras por su interés en respaldar la reflexión humanística y pensante, en lo que caracteriza a una verdadera universidad, lo intrínsecamente más humano: la poesía y la literatura, la filosofía, las artes y la educación.

“No es casual que en la Institución se sigan abriendo programas del ámbito de las humanidades, como el Doctorado en Filosofía Contemporánea y la Maestría en Artes: Inter y Transdisciplinariedad, aprobados por el Consejo Universitario en 2015 y 2016, respectivamente”, concluyó.