Durante el rectorado del doctor Alfonso Esparza Ortiz se ha instaurado un esquema de administración basado en la planeación plural y participativa
Su alto grado de innovación e impacto le valió a su gestión la medalla de bronce del Premio Interamericano de Innovación Educativa en Educación Superior 2016
El actual esquema de administración de la BUAP, instrumentado por el Rector Alfonso Esparza Ortiz, es hoy reconocido a nivel mundial por instituciones interesadas en innovar en los procesos de gestión en educación superior. Un ejemplo es la Organización Universitaria Interamericana (OUI) que otorgó a la BUAP el tercer lugar del Premio Interamericano de Innovación Educativa en Educación Superior OUI-2016.
No existe antecedente en la Máxima Casa de Estudios en Puebla de una distinción continental a la gestión rectoral. Este bronce proviene de una de las instituciones más sólidas en educación superior: la OUI, que integra el mayor número de instituciones y universidades -públicas y privadas- de las américas. El primer lugar fue para la Universidad de Montreal, Canadá, y el segundo para la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur, Brasil.
Cabe destacar que en la fase pre-final del “Premio Interamericano”, participaron 33 candidaturas de las mejores instituciones de 14 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela y México.
Esta presea constata aspectos inéditos en la administración de la BUAP, como la creación del Comité para la Promoción de la Igualdad Sustantiva -que la convierte en una universidad pionera en el país con respecto a la implementación de políticas institucionales de inclusión y equidad de género-, y la ejecución de acciones de responsabilidad social. Es decir, proyectos en materia de cuidado ambiental, promoción de las artes y la cultura y sustentabilidad, entre otros.
Estos últimos con un impacto tal, que la Unesco nombró a la BUAP en 2015 como la institución coordinadora del Observatorio Regional de Responsabilidad Social para América Latina y el Caribe (ORSALC), a fin de dar seguimiento a situaciones que comprometan un aspecto de la cultura, educación o vida institucional universitaria en los países de la región.
La estrategia de la presente administración también posicionó a la Universidad como la institución de educación superior con más cuerpos académicos consolidados, cuando antes del 2013 oscilaba entre el cuarto y quinto lugar entre las estatales del país.