· Personas diabéticas, con hipertensión o que están bajo tratamiento de quimioterapia deben extremar precauciones

Ante la existencia de varias cepas de la influenza H1N1, H3N2 y H2N2, de presentarse síntomas es indispensable acudir al médico de inmediato, ya que la automedicación puede confundir su diagnóstico y generar una atención tardía en el tratamiento, señaló Lilia Cedillo Ramírez, directora del Centro de Detección Biomolecular (CDB) de la BUAP, donde –dijo- se continúa el estudio del virus de la influenza AH1N1.
Cedillo Ramírez agregó que es necesario extremar precauciones y recomendó el constante lavado de manos, el uso de cubre bocas en las personas que tienen gripa, evitar el saludo de mano y beso, así como el uso de gel antibacterial.
En la medida que estas recomendaciones se realicen periódicamente, afirmó, la propagación del virus podría ser menor. Recordó que a diferencia de una gripa tradicional, con la influenza del tipo AH1N1 los síntomas como dolor de cabeza y fiebre mayor de 38 grados, se manifiestan de manera repentina.
Desde su fundación, el Centro de Detección Biomolecular de la BUAP se equipó para realizar pruebas de diagnóstico de enfermedades infecciosas, así también crónico degenerativas y metabólicas, y en este caso realizan estudios de cómo ha evolucionado el virus de la influenza y las complicaciones que surgen al contraerla.
Las personas diabéticas, con hipertensión o que están bajo tratamiento de quimioterapia deben extremar precauciones, ya que su organismo reacciona de diferente forma, porque sus defensas se encuentran en niveles bajos y esto genera complicaciones durante el tratamiento que se aplica dentro de los protocolos de atención médica.
“Cada año los virus van mutando y cuando se juntan muchas mutaciones pequeñas se hace una grande, eso fue lo que paso con la influenza AH1N1, que a lo largo del tiempo dio origen a una mutación mayor y de este modo el virus es más perjudicial para quien lo contrae”, explicó.
Lilia Cedillo señaló que ante el incremento de casos de influenza se mantiene informada a la comunidad universitaria, con el propósito de evitar al máximo la propagación del virus, que en esta temporada ha afectado, incluso, a personas en edad productiva.