Por Patricia Moreno Sánchez

Piden justicia los padres de familia del menor que falleció por una agresión por parte de uno de sus compañeros, cuando se encontraba en clase de educación física, en la Escuela Primaria “Benito Juárez”, ubicada en el municipio de Atzitzihuacán, Puebla,

En rueda de prensa, la señora Guadalupe Marín y Josué Animas, padres de Héctor, informaron que presentaron una denuncia, ante la Fiscalía General del Estado, en contra de quien resulte responsable por la muerte de su hijo y además dijeron que han acudido  varias veces a la Secretaria de Educación Pública, para exigir que se sancione a la maestra de grupo y a la directora del plantel por ocultar información de los hechos  y por no avisar de forma oportuna sobre el incidente, al señalar que quizá  la pérdida de tiempo y la falta de atención médica, contribuyó a que el menor perdiera la vida.

La señora Marín, explicó que el incidente ocurrió el 20 de junio del presente año, comentó que como todos los días, llevó a Héctor a la escuela y se regresó a su domicilio, sin embargo, a las 9.20  de la mañana, le pidieron que acudiera a la escuela porque su hijo había sufrido un accidente.

“Yo llegue corriendo a la escuela y al ver a mi hijo tan mal, salí a buscar una ambulancia y el aún estaba consciente y me dijo mamá, Johnny mi tiro, el maestro de educación física que nos acompañó en la ambulancia, al voltear a verlo agacho la cabeza”.

Agregó que en hospital le informaron que el niño presentaba dos coágulos de sangre y era urgente una intervención quirúrgica, sin embargo, al no haber un especialista tuvieron que buscar a un neurocirujano.

Al salir de la sala de operación, los médicos le dicen que solo resta esperar, y a las 48 horas, el niño, tenía muerte cerebral y sufrió un paro cardiaco.

Con lágrimas en los ojos, la señora, relata que al llevarse a cabo el velorio de Héctor, los compañeros le dicen que no fue un accidente, que un compañero lo agredió y lo tiro por ello las consecuencias, en tanto que las maestras mantenían su versión de que solo fue un “choque de cabezas” pero el otro niño no tenía lesiones. Por ello, exigen justicia para su hijo que cursaba tercero de primaria.

Comentó, que le preocupa que tiene otros dos hijos pequeños, una niña que entrará a preescolar, pero es la única escuela del municipio a la cual continúa asistiendo el menor agresor, a quien se conoce por ser violento y agresivo, pues hace tiempo también golpeo a otro estudiante y constantemente ofende y acosa a las niñas.

Por ello exigen a la SEP estatal que intervengan, al acusar que sólo les hacen regresar varias veces, sin darles una atención adecuada.