• No sabía nadar y se lanzó desde el trampolín de 5 metros; sus compañeros, aunque intentaron, no pudieron salvarlo.

Odilón Larios Nava. – En la alberca de clavados del Centro Estatal del Deporte Mario Vázquez Raña, un joven de 19 años perdió la vida al lanzarse desde el trampolín de 5 metros sin saber nadar. El ahora occiso y algunos de sus compañeros de equipo de futbol regresaron de un partido que disputaron en Tehuacán y de alguna manera convencieron al personal de seguridad de la unidad deportiva para que les permitiera echarse unos clavados, pese a que el lugar ya estaba cerrado. Los chicos dijeron en todo momento que sabían nadar.
Cinco jóvenes, miembros del equipo Sociedad Entusiasta Poblana (SEP) fueron los que ingresaron a la unidad deportiva de la colonia Maravillas y se las apañaron para convencer al guardia de seguridad de que les permitiera echarse unos clavados.
Los cinco jóvenes llegaron hasta la fosa de clavados, el primero en lanzarse desde el trampolín de 5 metros fue Ryan A., de 16 años. Inmediatamente después se lanzó Misael Meneses Carmona, de 19 años.
Los chicos preguntaron a Misael si sabía nadar, justo antes de que saltara, él aseguró que sí sabía, lo cual era mentira y le costó la vida. Luego responder a sus amigos, se lanzó de pies, con las manos pegadas al cuerpo. Cuando después de caer al agua se percataron que pataleaba y pedía ayuda.
Dos de sus compañeros de equipo se lanzaron a intentar ayudarle, pero el cuerpo de Misael se había hundido muy rápido y los jóvenes no pudieron sacarlo del agua por lo que murió ahogado.
Autoridades de seguridad pública acudieron para tomar conocimiento y posteriormente el personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) acudió para realizar el levantamiento del cuerpo e iniciar las investigaciones del caso. La carpeta de investigación que se inició es la 3708/2018 de la Zona Centro. La causa del deceso fue asfixia por sumersión completa.