* El estudiante de la Preparatoria Enrique Cabrera Barroso Urbana obtuvo el tercer lugar de la XXVII Olimpiada Nacional de Química

De pequeño fue valorado con un coeficiente intelectual elevado, incluso se aprendió con facilidad las capitales del mundo, pero al entrar a primaria no sabía leer. En la escuela se aislaba de sus compañeros. A los 15 años, Jesús Joaquín Cerón Melgoza, estudiante de la Preparatoria Enrique Cabrera Barroso Urbana de la BUAP, fue diagnosticado con un trastorno del espectro autista, Síndrome de Asperger. Para estabilizarse, recurrió a los números.
Este síndrome se caracteriza por un mayor o menor impedimento en las habilidades del lenguaje y la comunicación, al igual que patrones repetitivos o restringidos de pensamiento y comportamiento.
Su condición no lo limita, al contrario posee una mente privilegiada y ha participado en competencias de Matemáticas, Física y Química. Recientemente, obtuvo el tercer lugar de la XXVII Olimpiada Nacional de Química, realizada el pasado mes de febrero y cuya sede fue la BUAP.
En este concurso, junto con 187 estudiantes del nivel medio superior del país, demostró su dominio de esta disciplina al presentar tres exámenes: teórico, práctico e internacional, que incluyeron las áreas de química analítica, química inorgánica, fisicoquímica y química orgánica. En la parte práctica, efectuó un experimento de electroquímica y otro de identificación de compuestos. Con ayuda de los materiales proporcionados